Los secretos del Maestre Gyldayn

 

Traducción del ensayo Pozo Dragón fue un trabajo interno. ¡Y tengo pruebas! publicado en reddit por jmdeamer

 

Entonces había dragones. Solía haber como veinte o treinta de los grandes escamosas volando alrededor, ocasionalmente conquistando un reino o siete. Es extraño cómo todos ellos simplemente murieron. Pero si eres de los que saben leer en Poniente y estuviste tentado de leer un libro sobre el tema, aprenderás sobre esta cosa llamada El Asalto al Pozo Dragón, donde murieron la mayoría de los últimos dragones a la vez. ¡Y no solo murieron sino que fueron asesinados nada menos que por una turba de ciudadanos comunes! Esa es la historia, aparentemente. Cinco monstruos que exhalaban fuego fueron atacados por una turba de alborotadores borrachos que se enojaron una noche. ¿Pero eso no parece algo… extraño? Sí, bien, agárrate de tu trasero huesudo, Rodrick porque vamos a seguir al conejo en este caso. Estoy aquí para decirles que no hay forma de que una turba de gente de Desembarco del Rey matara a los últimos dragones. Estoy hablando de la reescritura de la historia y la propaganda política que va tan alto que no me sorprendería que los rusos estuvieran involucrados. Entonces, spoilers.

 

Para empezar, el maestre Marwin ya le ha contado a Sam que los dragones fueron asesinados por algún tipo de actividad oscura de los maestres y no por un grupo de heroicos asesinos de dragones. Marwin parece realmente práctico y no tiene ninguna razón aparente para mentirle a un regordete Guardia de la Noche al azar. Pero eso es extraño, porque en el registro escrito tenemos al maestre Gyldayn diciendo que por los heroicos asesinos de dragones son exactamente cómo murieron los dragones. Todo está allí en su libro, “La Princesa y la Reina”, es decir, el relato más completo de la Danza de los Dragones, la gran guerra civil de Targaryen que terminó matando a casi todos los dragones que quedaban. Alguien definitivamente está equivocado, borracho o mintiendo y no apuesto a la opción A o B. Gydayn está contando historias de lobos y esto es una maldita conspiración. Así que vamos a exponer lo que realmente le pasó a los malditos dragones la noche del asalto al Pozo Dragón.

 

En primer lugar, ¿quién es este tal Gyldayn? Bueno, resultó ser el último maestre de Refugio Estival antes de que el lugar se incendiara en lo que se rumoreó que fue un intento de incubar dragones por Aegon “Egg” Targaryan. Lo cual es una especie de gran tema porque si los maestres quisieran que los dragones se fueran, entonces definitivamente querrían boicotear el posible nacimiento de ese nuevo bebé dragón ¿no? Es difícil de decir ya que los registros de lo que sucedió se perdieron en el fuego y la historia. Pero Refugio Estival no es la cosa más extraña de Gyldayn.

 

Lo realmente extraño de Gyldayn es su libro, “La Princesa y la Reina”. Específicamente el hecho de que Gyldayn finaliza el libro de historia cuando el último dragón de la la dinastía Targayan desaparece. Y no solo se detiene, sino que se detiene antes de un ENORME giro de la trama. Porque cuando Gyldayn termina su libro, el gato parecía estar en la bolsa y la bolsa estaba en el río para los Verdes. ¡Pero de alguna manera los Negros terminan ganando! ¿Cómo sucede esta reversión en la suerte? A Gyldayn parece no importarle y eso es realmente extraño teniendo en cuenta que se tomó el tiempo de escribir nueve de diez partes de la maldita historia. ¿Por qué parar justo antes del final? Nómbrenme a  algún otro un historiador que abandonó su historia justo antes de su dramática conclusión (por otra parte, GRRM…). Pero como las acciones de Gyldayn parecen tan inexplicables, tenemos que creer que hay una razón detrás de ellas. ¿Pero cual?

 

La respuesta es que Gyldayn terminó “La Princesa y la Reina” tan pronto como logró lo que se propuso. Y eso fue escribir una versión “aprobada por los maestres” de lo que sucedió con los últimos dragones. Esa es la única conclusión lógica de esta extraña secuencia de eventos. La razón por la que Gyldayn escribió La Princesa y la Reina fue escribir en piedra la “historia” de lo que les pasó a los dragones, por si acaso algún Ponienti nerd como Rodrik Harlaw, Tyrion o uno de los otros veinte alfabetizados no maestres en Poniente alguna vez se preguntaran lo que le pasó a esos lagartos gigantes que solían volar todo el tiempo. ¿Oh, qué es eso? ¿Escéptico? ¿Pensando en sombreros papel de aluminio? De acuerdo, entonces echemos un profundo vistazo a la historia de Gyldayn sobre lo que ocurrió en el Pozo Dragón y comenzaremos a ver cómo sus afirmaciones comienzan a desmoronarse de inmediato.

 

 

Recapitulemos rápidamente la situación justo antes del asalto del Pozo Dragón. La versión de Gyldayn es que Rhaenyra Targaryen comenzó a actuar como una especie de Maegor, y luego la princesa Helaena murió en circunstancias misteriosas que, sumadas a la amenaza de un asedio, hicieron que el pueblo llano y algunos soldados amotinados se enojaran. Gyldayn luego afirma que un predicador de la calle llamado “el Pastor” congregó a todos y hablando mal de los dragones Targaryen y termina por incitar a las hordas a ir a matar a todos los alojados en el Pozo Dragón de Desembarco del Rey. Ahora si eso parece extraño porque esos dragones eran los mismos que habrían defendido a la gente de Desembarco del Rey durante un asedio… bueno, quizás tengas razón. Pero digamos que este tipo Pastor fue un gran orador y le daremos a Gyldayn el beneficio de la duda.

 

Entonces, de acuerdo con Gyldayn, la multitud enfurecida rompe la puerta del Pozo Dragón y procede a vencer a cuatro dragones enojados en un lugar confinado mientras realizan muchos actos de heroísmo asombrosos. Y la muchedumbre sigue hasta que todos los dragones mueren a pesar de que las bestias son capaces de matar brutalmente a cientos de personas, y el último, Dreamfyre (Sueñafuego), hace que se derrumbe todo el techo. Pero esperen, entonces el dragón Syrax aterriza fuera del Pozo Dragón y participa en la acción… así que la turba lo mata también, bueno… nadie lo sabe con certeza. Una vez más, es extraño que Gyldayn dé un detallado relato de lo que sucedió dentro de un edificio donde la mayoría de la gente murió, pero cuando un dragón aterriza justo en el medio de una calle, él dice “sí, hermano, lo mataron de alguna manera, la historia es complicada.”

 

Está bien, pero volvamos a donde este Pastor de alguna manera transforma a la muchedumbre enojada y asustada de Desembarco del Rey en un valiente y decidido ejército de guerreros que supera todos los obstáculos para matar a un grupo de monstruos. Es algo inspirador que escribe Gyldayn. Quiero decir que la parte en que hay un caballero en llamas gritando los nombres de los siete mientras cortaba el cuello de un dragón es un poco exagerada, pero a la gente le gusta un poco de dramatismo en las historias. El único problema es que en ninguna parte de la historia una muchedumbre enojada alguna vez actuó como la turba que supuestamente atacó el Pozo Dragón. Multitudes de personas no se vuelven suicidas valientes de repente, no me importa qué tan asustados o enojados estén.

 

Y, sin embargo, tenemos una supuesta cita de Hongo el Bufón de la corte sobre cómo la historia de Pozo Dragón tiene mucho sentido porque “un millar de ratas pueden derribar un oso”. Pff, no seas malo Hongo, las ratas tampoco funcionan de esa manera. No soy biólogo de ratas pero estoy bastante seguro de que si pones a un millar de ratas hambrientas en una habitación con un oso enojado, es muy probable que comiencen a morderse o huir porque no existe una mente de colmena de rata que coordine todos los movimientos de las ratas. Y gracias a Dios por eso porque ¿te lo puedes imaginar? Pero el punto es que es lo mismo con las masas humanas. El discurso de un demagogo no hace que las personas actúen como una unidad endurecida de soldados disciplinados. De hecho, nos dice lo contrario, los demagogos hacen que las personas actúen mucho más como un grupo caótico de saqueadores, con tal vez con algunos linchamientos. Y como todos sabemos, si George RR Martin ama una cosa tanto como matar a tus personajes favoritos, es matarlos de una manera que recuerde cosas que sucedieron en el curso de la historia.

 

Entonces, ¿en qué evento pasado GRRM basó el hecho entonces? Bueno, creo que está bastante claro que la inspiración fue la Toma de la Bastilla durante la Revolución Francesa. Y lo que sucedió allí fue que una turba de ciudadanos enojados, reforzados por algunos soldados simpatizantes, atacaron un lugar llamado la Bastilla, que percibieron como un símbolo y arma de tiranía (¿te suena familiar?). ¿Pero adivina qué pasó? La guarnición de la Bastilla (en su mayoría inválidos) abrió fuego contra la turba, matando a muchos y haciendo que se retiraran porque, una vez más, las multitudes no son conocidas por presionar independientemente de las bajas. La turba revolucionaria en la Bastilla terminó poniéndolo en estado de sitio y los defensores decidieron rendirse una vez que los revolucionarios pusieron sus manos sobre un par de cañones y la columna de socorro desertó. Mmm interesante.

 

¿No crees que si alguien va a trepar por los cadáveres de sus compatriotas para continuar la lucha sería la gente oprimida que lucha por la libertad y la justicia? Y sin embargo, ¿por qué no lo hicieron? Porque las hordas son grupos de personas que van con la emoción. Y la emoción, al ser impulsiva, puede pasar fácilmente de la ira a cosas como el miedo y el pánico. Como en “¡Maldita sea, ese tipo acaba de asarse vivo! ¡Me voy de aquí!”.

 

Los soldados disciplinados, por otro lado, son conocidos por hacer cosas como mantenerse firmes cuando las personas están muriendo a su alrededor porque la disciplina consiste en suprimir la emoción con un propósito. Es por eso que a lo largo de la historia se han decidido tantas batallas por el hecho de que uno de los bandos tenía soldados experimentados que no huyeron. Pero la disciplina frente al fuego no solo aparece por arte de magia. Se necesita un machaque constante y entrenamiento a largo plazo, hacer lazos con las personas que te rodean, establecer confianza y la expectativa de que sentirías vergüenza si los abandonaras en una pelea. Sí, esta supuesta turba enojada estaba furiosa, pero lo único que los unía en esa ira era un agitador que aparentemente ni siquiera estaba con ellos. ¡En serio, el Pastor parece desaparecer misteriosamente una vez que la turba se levanta en armas! Y otra cosa, ¿por qué entonces la horda del Desembarco del Rey no pudo hacer lo mismo con los Lannister durante los disturbios de Desembarco del Rey del 299 DC? Seguramente las hordas del  299 DC estaban tan enojadas y desesperadas como los alborotadores del 130 DC. Después de todo, una vez más, la gente de Desembarco del Rey estaba muerta de hambre y muy enojada por la muerte sospechosa de un gobernante. ¡Y una vez más fueron incitados a la acción por un predicador de la calle gritando “¡abominación!” al nuevo orden. ¿Cómo puede ser que uno de estos disturbios casi idénticos terminó en un asalto aparentemente exitoso, en uno de los lugares más mortíferos en Poniente y el otro terminó en una turba que se dispersó tan pronto como se encontró con la resistencia organizada? Es casi como si una de esas historias reflejara cómo las personas se comportan realmente y una es la mezcla de algún viejo conspirador anti-dragones. Solo digo.

 

Así que, para concluir, nada de esto tiene sentido, en ningún mundo de ficción un montón de gente de Desembarco realmente mató a cinco dragones, y algo definitivamente se planeó. Creo que los maestres tuvieron sus manos en la revuelta desde el principio y el maestre Gyldayn escribió la versión de los eventos que quería, con hechos reales o no. Entonces, ¿qué pasó realmente en el Pozo Dragón cuando murieron los dragones? Bueno, en vista de los testimonios de Hongo y el Maestre, tengo solo dos teorías débiles sobre este misterioso evento de ficción. 1. Los maestres envenenaron a los dragones, dejándolos indefensos para ser atacados po la muchedumbre. 2. Los maestres colapsaron el techo del Pozo Dragón una vez que la muchedumbre entró. ¿Cuál de ellas sucedió? Bueno, estoy seguro de que no tengo ni idea y ya he escrito demasiado. Por ahora, dejemos que todos se queden sentados y vean cómo los maestres difunden la desinformación.

 

Deja un mensaje