Dune

Hola  toda la gente linda que lee el sitio. Hace un tiempo, en la entrada inicial en este nuevo hogar para nuestro sitio, comente que seguiríamos junto a la obra de Martin, pero que eventualmente habría posteos que no estarían relacionados con el mundo de CdHyF y GoT sino que versarían sobre otros gustos, es este una de esos posteos y me atrevo con Dune de Frank Herbert, digo me atrevo porque estamos hablando de un clásico por excelencia, una obra que lamentablemente no goza de la popularidad de otras obras pero que sin embargo sigue siendo una de las favoritas de millones en el mundo entero, y las continuas reediciones de la misma atestiguan su valor.

En que consiste este éxito y a su vez su olvido? Creo que radica en su dispar numero de temas tocados, a lo largo de los 6 libros escritos en vida por Herbert, los temas tocados varían muchísimo, desde el mesianismo y la importancia del control de los medios de producción monopólicos a  extrañas elementos metafísicos con velados argumentos feministas ( aunque no lo crean).

Pero en este posteo solo me referiré al primer libro, a Dune, que inicio todo y sera antesala al próximo ensayo que publicaremos de LobaStark donde establece paralelismos entre la obra de Herbert y la de Martin, al estilo del anterior que relacionaba Cumbres Borrascosas . Si no leyeron, que están esperando para hacerlo!!! Acá se los dejo:

CdHyF y Cumbres Borrascosas- Paralelismo por Loba Stark

Retomando la obra de Herbert, es difícil reseñar el libro en pocas lineas, cuando lo mejor del libro esta en su misma estructura. Inicialmente el libro fue editado por episodios en una revista, al culminarse se edito como libro y el éxito fue arrollador, 10 millones de ejemplares vendidos y un sinnúmero de alabanzas, ademas de haber ganado el Premio Hugo y el Nebula.  Corría la década del 60 y la onda ecológica recién arrancaba. el libro, sus temas, le van de perillas. Y todo esto enmarcado en una trama política llena de intrigas, secretos, traiciones y un destino mesiánico para su protagonista, arquetipo de los héroes por venir.

Tal éxito motivo que diversos directores quieran llevarla a la pantalla grande, el primer  fue el chileno Alejandro Jodorowsky que en la década del 70 intento fallidamente llevarla a la pantalla grande, lo único que quedo es un documental del 2013 donde se narran todos los sucesos que llevaron a el proyecto fracase.

Al vencerse los derechos, en 1984 Dino de Laurentis los adquiere y contrata a David Lynch para darle vida a esta obra, este lo hace pero la película es un fracaso de taquilla, aunque eventualmente se convirtió en una obra de culto. de la misma existen dos versiones, en realidad hay varias mas, pero las que vale la pena ver son dos, una con la duración oficial de 137 minutos, pero existe otra versión, con aproximadamente una hora de metraje mas disponible en Internet, recomiendo ver ambas.

Tuvieron que pasar mas de 15 años para que se haga una remake de la obra, la cual se tradujo acertadamente en una miniserie estrenada en el año 2000 y dividida en tres partes, tituladas acertadamente como las 3 partes del libro. La adaptación gozo de mucho éxito y una excelente recepción entre el publico, lo que motivo que se decida adaptar por primera vez, las dos novelas restantes, Mesías de Dune y Hijos de Dune, bajo el titulo de Hijos de Dune. Esta miniserie consto de 3 episodios que adaptaron muy bien la obra, la recepción fue buena pero no la esperada. Tanta referencia formas de vida nomades similares a los árabes no era la mejor receta para el éxito luego del 11 de Septiembre del 2001…

Este año tenemos buenas noticias, Legendary Pictures adquirió los derechos fílmicos y recientemente contrato a Dennis Villeneuve. Mas no se sabe hasta el momento. Esperemos que pronto lleguen nuevas noticias ya que el nombre de Villeneuve, quien recientemente dirigio Blade Runner 2049 y The Arrival, promete y mucho.

Y para finalizar, les dejo un resumen un poco extenso pero necesario de la obra, incluso con una breve introduccion a la historia previa y que permite enmarcar mejor toda la historia.

Shai-Hulud by draxmusthurt

La Historia

-Introduccion:

“El durmiente debe despertar”

Más de 26000 años DC según nuestro calendario actual, el nuevo calendario se rige por el nacimiento de la Cofradía, que junto con la CHOAM y el Trono del León gobiernan en una galaxia, la nuestra, donde el feudalismo es la forma de gobierno imperante. Todo el control de la sociedad ha sido compartimentado en Casas que se reparten el territorio en forma de planetas. También conspiran por el poder las Escuelas de pensamiento, altamente especializadas en una forma de adiestramiento. Entre ellas, pero no solamente, son de destacar la Bene Gesserit, que trata de controlar la evolución de la especie mediante cruzamientos de individuos seleccionados, la Bene Tleilax, que se ha especializado en modificar el cuerpo y crear copias de los seres humanos que reciben el nombre gholas, y los Mentats, verdaderas computadoras humanas que substituyen a las reales, destruidas durante una vieja rebelión del hombre contra las maquinas pensantes.

 

La Jihad Butleriana

“La hipótesis de que un sistema entero pueda ser llevado a funcionar mejor a través de sus elementos conscientes revela una peligrosa ignorancia, esta ha sido a menudo la ignorante aproximación de aquellos que se llaman a si mismos científicos y tecnólogos.” El Jihad Butleriano por Harq al-Ada

Durante milenios la humanidad evolucionó hacia un modelo de sociedad marcado por los grandes avances tecnológicos. Con ayuda de la nueva tecnología, el Imperio humano se expandió por el universo en busca de nuevos planetas por colonizar, y conforme este crecía su poder se iba dividiendo entre Casas, que se repartían las parcelas del universo conocido, instaurándose así un complejo sistema de alianzas feudales que dio lugar una gran comunidad con unas metas comunes de expansión, descubrimiento y unidad.

Con el tiempo la tecnología acabó aislando a la clase gobernante de la población, las Grandes Casas dependían de la tecnología que tiempo atrás habían desarrollado y, mientras unas caían en un estado letárgico, otras convertían sus avances en un instrumento de terror, dominando mundos enteros gracias a la manipulación de la inteligencia artificial y oprimiendo a la población.

Finalmente las máquinas se rebelaron contra sus amos y triunfaron en su empeño, sometiendo al mundo a su dictadura de metal y programas de control, gracias a unos pocos depravados humanos que decidieron desprenderse de su carne mortal y regir los destinos del mundo conocido en cuerpos metálicos.
El triunfo de estos engendros sin moral fue igual de rápido que su caída: la humanidad se rebeló contra ellos y fueron aplastados finalmente, merced a un movimiento social que fue a la vez religioso y militar: la Jihad Butleriana. Una mujer, Serena Butler, prendió la llama de la revolución, ayudada por Xabier Harkonnen, aguerrido comandante de las fuerzas humanas. A partir de ahí, la mecha de la yihad prendió en todos los planetas del Imperio, ayudada por los pocos pueblos libres de la dominación de las máquinas que quedaban.

La mayoría de las líneas de sangre de las Grandes Casas se perdieron y muchos planetas fueron arrasados. Durante un tiempo el universo conocido permanece dividido entre los Mundos Humanos, y los Mundos Sincronizados, dominados por una inteligencia artificial carente de alma, y los Titanes, cuyos arrogantes y sádicos cerebros humanos fueron encapsulados en enormes cuerpos metálicos diseñados como armas de destrucción. La revolución culmina en la Batalla de Corrin, inicio también de la larga enemistad entre las casas de los Atreides y de los Harkonnen.

La cruzada contra las máquinas pensantes se prolongó durante un siglo y sus consecuencias marcan la situación actual del universo. Durante siglos la nueva civilización creció incomunicada, la ausencia de tecnologías, destruidas durante la rebelión, dejó a la humanidad sumida en la oscuridad, el imperio perdió su unidad y la economía se colapsó. Sin computadoras, el viaje estelar resultaba demasiado lento y arriesgado. Al final las viejas Casas resurgieron adaptadas a la nueva situación y pronto se entablan relaciones entre los distintos planetas y Casas gobernantes.

Con el tiempo, lo que quedó del imperio fue testigo de la lucha de distintas Grandes Casas por la reunificación, creando una primera Coalición del Landsraad que daría paso a la definitiva Liga del Landsraad, el consejo donde los nobles de Casas Mayores y Menores debatían, creaban sus alianzas e
intentaban mantener un precario equilibrio. Si embargo la Liga no tenía un poder político real debido a la dispersión de las Casas y la imposibilidad de viajar o comunicarse con la velocidad adecuada. Fue entonces cuando surgieron los movimientos religiosos y las Escuelas de Pensamiento que suplirían la actual carencia de ordenadores avanzados (perseguidos tras la Jihad). Con el resurgir del Imperio no solo fue prohibida gran parte de la tecnología alcanzada sino que también se limitó la forma de combatir entre las Casas, con el fin de resguardar a los civiles de violencia innecesaria y minimizar las bajas; entre otras cosas las armas nucleares fueron totalmente prohibidas, todas estas normas serían mas tardes ratificadas en la Gran Convención.

El Catolicismo Naranja

“No se puede evitar la influencia de la política en el seno de una religión ortodoxa. Esta lucha por el poder impregna el adiestramiento, la educación y la disciplina de una comunidad ortodoxa. A causa de esta presión, los jefes de una tal comunidad deben afrontar inevitablemente este último dilema interior: sucumbir al más completo oportunismo como precio para mantener su poder, o arriesgarse al sacrificio de sí mismos en nombre de la ética ortodoxa” – De Muad’Dib: Las consecuencias religiosas, por la Princesa Irulan

Tras la conflagración, los humanos comprendieron al fin que las máquinas estaban para servirles, no para hacerles la vida más fácil. De este modo, y para evitar un nuevo alzamiento de las máquinas, se prohibió en todo el mundo civilizado el uso y la fabricación de cualquier máquina que “pensase”. De este modo, tan sólo estaban permitidas las máquinas que no emularan la forma de pensar de un humano, que no pudieran llegar a pensar por sí mismas.

Este movimiento de unificación religiosa, que surgió paralelamente a la reunificación política del Imperio, se conocería como el Catolicismo Naranja. Sus enseñanzas se recogen el la Biblia Católica Naranja conocido como el “Libro de las Acumulaciones” y que contiene elementos de muy antiguas religiones, incluidas el Maometh Saari, la Cristiandad Mahayana, el Catolicismo Zensunni y las tradiciones Budislámicas. Su supremo mandamiento es “No desfigurarás el alma”. En su texto también permanece el mandamiento “No construirás máquinas a semejanza de la mente humana”, heredado de las prescripciones Butlerianas, convirtiendo las ideas de la Jihad en dogma de fe.

Cualquier intento contrario violaba la ley, de modo que nadie osaba (al menos en público) contravenir la yihad ni a la Biblia Católica Naranja, el gran libro en el que se fundamenta todo el imperio. Por ello los disidentes de esta nueva religión, como los Zensunni, comenzaron a viajar como nómadas a través del espacio huyendo de las fuerzas del Imperio, que exigía una única creencia para el nuevo (y único) gobierno.

El Trono del León y El Trípode Político

“Los Imperios no sufren de falta de finalidad en el momento de su creación. Es luego cuando se produce ésta, cuando ya están establecidos y sus objetivos iniciales son olvidados y reemplazados por vagos rituales.” – Palabras de Muad’Dib por la princesa Irulan

La ineficiencia de la Liga del Landsraad hace que los conflictos continúen durante años hasta que la Casa Sarda subordina lo que queda de la Liga durante la Batalla de Corrin. Tras esta batalla Sheseut Sarda de Salusa Secundus toma el mando del nuevo Imperio bautizando a los suyos como la Casa Corrino, y a sus legiones como los temibles Sardaukar.

En la actualidad el Universo conocido y, en general, toda la humanidad queda subordinada a una única persona: el Emperador. Podríamos decir que, pese a que una tecnología superior a la actual dominaba en el universo, la forma económica y social más extendida es el feudalismo jerarquizado, con un sistema de dependencia y obligaciones similar a la establecida en la Edad Media de nuestro mundo, sólo que con una superior tecnología.

Desde el Trono del León el Emperador preside el Landsraad, el consejo donde se reúnen los representantes de todas las Grandes Casas. Existen numerosas Casas, cada una con sus propias posesiones, entre las que se incluyen planetas enteros, cuyos habitantes están sometidos a vasallaje. Las Casas sufren constantes tensiones entre ellas, que van desde conspiraciones a escaramuzas y asesinatos. Tan sólo las casas más importantes alcanzan el estatus de Gran Casa y tienen voz y voto en el Landsraad, el resto de casas están subordinadas a ellas y forman un consejo menor, el Sysselraad.

El universo tal como se conocía cambió radicalmente tras el descubrimiento casual de la especia Melange por los nómadas Zensunni. La Melange actuaba como una droga, mejoraba la consciencia y la percepción, y prolongaba la vida mejorando la salud. Con la tecnología limitada por prevención, no pueden fabricarse ordenadores que cartografíen las estrellas y planetas y tracen rutas seguras… pero el genio humano ha resuelto este problema. Los científicos que más tarde fundarían La Cofradía experimentaron con esta nueva droga hasta que los pilotos saturados por ella mutaron convirtiéndose en lo que se conoce como Navegantes, humanos mutados con capacidad de presciencia limitada, y que, debido a su peculiar organismo, deben vivir sumergidos en gas de especia. La Cofradía Espacial reclutaba a jóvenes con cierto “don” presciente, poderes psíquicos que hacían de ellos pilotos espaciales. Gracias a la ayuda de esta sustancia milagrosa, veían en su mente los caminos más directos a través de los planetas y estrellas, acortando considerablemente los viajes. Realmente, los Navegantes eran capaces de “sentir” el universo, y escrutar el futuro, haciendo que los viajes espaciales fuesen mucho más seguros, tanto que solo se han producido dos accidentes desde su comienzo, según la versión oficial debido al uso obligado de cruceros obsoletos a consecuencia de la invasión Tleilaxu de Ix (lugar habitual de construcción de los cruceros). Pero los Navegantes no solo eran capaces de trazar las rutas seguras sino que desarrollaron la capacidad de plegar el espacio y conseguir así viajar a través del hiper-espacio. Para entenderlo imagina el universo como un folio en blanco, si marcas dos puntos negros en sus extremos pueden parecer muy distantes si mantienes el folio en plano pero ¿qué ocurriría si plegases el folio e hicieses coincidir ambos puntos?

El nacimiento de La Cofradía permitió una verdadera unificación del Imperio y supuso un cambio tal en la manera de concebir el universo que el nuevo calendario imperial fijó como año 0 el día de su fundación. Asimismo La Cofradía abarcó el monopolio de los viajes estelares, haciéndose tan poderosa como el propio Emperador, de forma que sus soldados fanáticos, los Sardaukar, se encargaron de proteger a la Cofradía, que a su vez estableció delegaciones en todos los cosmopuertos de la galaxia. El planeta sede de la Cofradía es Empalme, en el se adiestran nuevos Navegantes y se reparan sus cruceros.

“El juego más peligroso del universo es gobernar sobre una base oracular.
Nosotros no nos consideramos tan sabios o valerosos como para aventurarnos a tal juego. Las medidas detalladas aquí para regular los problemas menores están cercanas a las limitaciones de nuestra concepción del gobierno. Para nuestros propósitos, citaremos una definición de la Bene Gesserit que considera los diversos mundos como yacimientos genéticos, fuentes de enseñanza y de posibilidades. Nuestra meta no es gobernar, sino controlar esos yacimientos genéticos, aprender, y liberarnos de todas las constricciones impuestas por la dependencia y el gobierno” – La orgía como un Instrumento de Poder, Capítulo Tercero de la Guía del Navegante
Tan sólo La Cofradía conoce el paradero del Sistema Tupile y mantiene su localización en secreto, tal como se acordó durante la Gran Convención, pues los planetas de Tupile son lugar de destierro para los miembros de las Casas que han sido derrotadas por el Imperio.

Junto al nacimiento de La Cofradía se creó la CHOAM (Combine Hornete Ober Advancer Mercantiles), cuyos directivos son miembros de las diferentes Casas, lo que hace que este controlada por el propio Landsraad y el Emperador. La CHOAM tiene el monopolio del comercio estelar, encargándose de administrar, vender (directamente o mediante intermediarios) y repartir todas las mercancías transportadas por la Cofradía.

“El universo funciona sobre un principio económico básico: todo tiene un coste. Pagamos para crear nuestro futuro, pagamos por los errores del pasado. Pagamos por todos los cambios que efectuamos…..,y pagamos igual si nos negamos a cambiar.” – Anales de la Banca de la Cofradía
En consecuencia todo el poder político, económico y militar está reunido en tres instituciones: el Landsraad (presidido por el Emperador), la Cofradía y la CHOAM.

La Gran Convención

“No hay escapatoria… pagamos por la violencia de nuestros antepasados.” – De Frases escogidas de Muad’Dib, por la Princesa Irulan

En el 337 D.C. la Gran Convención es ratificada, regulando la forma en que deben arreglarse las disputas entre las Casas. Se le considera mas un libro de formas que de prohibiciones, así, es común que sus capítulos terminen con la frase “Las formas deben ser obedecidas”.

Con su ratificación surge una nueva forma de combate que se conoce como Guerra de Asesinos. En ella, los contrincantes fijan de antemano el número exacto de profesionales que lucharán por cada bando, evitando de esta manera las muertes innecesarias y el sufrimiento de la población. En este sentido se prohíbe el uso de cualquier arma que cause una muerte especialmente dolorosa y especialmente el uso de armas atómicas o de destrucción masiva. Concretamente, las armas permitidas se detallan en el Manual de Asesinos.

Una Guerra de Asesinos solo tiene dos finales posibles: la rendición y pérdida de los títulos y posesiones de la Casa, o su destrucción total. Cada uno de los asesinos participantes solo está autorizado a acabar con un determinado blanco, y su incumplimiento (si es descubierto por el juez de la Landsraad) puede suponer penas severas, que van desde multas o prisión hasta el exilio o la muerte. Las Guerras de Asesinos son comunes entre aquellas Casas que buscan expandir sus intereses.

Para disputas mas personales se presentan las reglas del Kanly, que enfrenta a dos nobles personalmente sin involucrar en absoluto a la población y bajo la supervisión de un juez que asegure el cumplimiento de las normas. El Kanly debe ser declarado ante el Landsraad y la Corte Imperial antes de dar paso a la negociación y debe estar justificado o, si el juez considera que es denigrante para el Imperio, puede acarrear problemas legales a la Casa que lo solicitó. Lo más común es que la negociación acabe en un combate a muerte a cuchillo y sin escudo.

A parte de las guerras, la Gran Convencion también regula el comercio y establece el trípode de poder de Emperador-CHOAM-Cofradía y sus privilegios junto con el Landsraad y toda la sociedad clasista en general, además de formalizar las prohibiciones de la Jihad Butleriana respecto a las “maquinas hechas a semejanza de la mente humana”, aunque no existen cláusulas que ataquen directamente a los Ixianos o la Bene Tleilax, que incumplen estas normas investigando sobre temas en principio prohibidos.

El Manual de Asesinos

“¡Yueh! ¡Yueh! ¡Yueh!, dice el refrán. ¡Un millón de muertes no serían bastantes para Yueh! “- De Historia de Muad’dib para niños, por la Princesa Irulan

Originalmente era un volumen que recopilaba información de los últimos tres milenios sobre venenos y armas, como ayuda para asesinos profesionales. En el milenio quinto pasó a convertirse en un manual que determinaba la legalidad del asesinato bajo los términos de la Gran Convención. Más tarde seria prohibido durante el reinado del Emperador Leto.

Explica también técnicas de infiltración en fortalezas, subterfugio etc., además de los pormenores de una Guerra de Asesinos desde su declaración en el Landsraad hasta su finalización, así como las armas y venenos permitidas en la misma.

El Devenir del Imperio

La extensión de la obra de Dune es tal que la situación política y social de su universo cambia de manera considerable conforme avanza la saga, por tanto para poder utilizar su ambientación de fondo para una partida de Rol es imprescindible elegir el periodo de tiempo en el que se desarrolla la aventura o campaña en cuestión. Aquí se presentan las diferentes etapas que este manual ofrece al Director de Juego, y que en muchas ocasiones serán determinantes también en las elecciones que podrán tomar los Jugadores durante la creación de sus Fichas de Personaje, aunque estos aspectos se explicarán en capítulos posteriores. Para una mayor claridad se recomienda consultar también la Cronología del Imperio.

Nota importante: es mi deber advertir al lector que el resto de esta sección supone un destripe casi total de la obra de Dune y, por tanto, puede destrozarle una posterior lectura de los libros. En cualquier caso la lectura de su primer apartado la considero imprescindible para poder organizar una partida pues el conjunto de este manual está pensado para orientar una partida de rol en el Universo de Dune durante la época del reinado de Shaddam IV, esto es así simplemente porque es la época más conocida, la que abarca la primera novela de la saga de Dune, en la que esta basada una película, una miniserie y numerosos videojuegos, por lo que será más fácil para los jugadores acostumbrarse a dicha ambientación. La opción de ambientar la partida en otra época se plantea en las otras secciones pero no está, quizás, tan bien detallada, por tanto la lectura, o no, del resto de secciones quedan a discreción del lector.

El Reinado de Shaddam IV (10156 – 10196)

“Debería existir una ciencia del descontento. La gente necesita tiempos difíciles y de opresión para desarrollar sus músculos físicos” – De Frases escogidas de Muad’Dib, por la Princesa Irulan.

Nos encontramos en un universo post-apocalíptico, que hace peligrosos equilibrios entre grandes fuerzas y corrientes. Apenas hace unos siglos que la humanidad ha salido triunfante de una tremenda guerra contra las máquinas.

Así las cosas, con una tecnología limitada por la religión, el universo se encuentra organizado en forma de casas nobles, que buscan siempre conservar y aumentar su poder e influencia dentro del Lansraad, el parlamento, dominado y presidido por el Emperador Padishah Shaddam IV, cabeza visible de su poder, cuya casa ascendió a la cumbre gracias a su valor en la Batalla de Corrin, y que, de momento, sigue en su puesto. Los jefes de cada casa ambicionan convertirse en emperadores, y muchas de ellas conspiran siempre en la sombra para conseguir sus objetivos. De entre las casas más importantes, la de los Corrino (actuales emperadores), la de los Harkonnen (Héroes de la batalla que liberó a la humanidad) y las de los Atreides marcarán la historia del imperio, en medio de luchas, conspiraciones, traiciones y ambición.

La economía del imperio se basa casi exclusivamente en una sustancia milagrosa que posibilita los viajes interestelares, alarga la vida, facilita la presciencia, da vigor al cuerpo y… produce dependencia patológica. Casi nada en el universo puede prescindir de la melange, y amplias capas de la población es literalmente adicta a ella. La extracción de esta sustancia, la Especia (melange), se convierte pues, en fundamental para el imperio. No sólo por los viajes espaciales, sino también por la amplia dependencia de una gran parte de la población hacia ella, lo que la hace aún más rentable.
Sus propiedadesgeriátricas, junto con el enorme poder que da a quien la posee, la convierten en la sustancia más demandada del imperio.

El único planeta donde se extrae, pues no puede ser sintetizada en ningún laboratorio, es Arrakis, un inmenso y peligroso desierto, inabarcable y duro para los extranjeros, donde el agua es aún más preciosa que la especia. El emperador establece la concesión cada cierto tiempo de la explotación de la especia en Arrakis a una gran casa, cuyos beneficios y poder aumentan considerablemente, a través de la compañía CHOAM, el directorio económico del imperio.

Durante los inicios del mandato de Padishah la casa que se encarga de abastecer de especia es la de los Harkonnen, ambiciosos, duros e implacables gobernantes sin moral, muy distintos de sus antepasados, cuyo mundo natal es Giede Prime, industrializado y dictatorial. Éstos aplastan y exprimen a la población local de Arrakis, buscando el máximo beneficio posible, persiguiendo y matando a la población indígena que se niega a colaborar. Llevan ochenta años explotando el planeta, y se han ganado a pulso el odio de los Freemen (gentes del desierto) y de otros habitantes de las ciudades.

Los Harkonnen se ven obligados por un edicto imperial a pasar el testigo de la concesión de la especia a los Atreides, sus enemigos mortales, y estos juran venganza. El depravado Siridar-Barón Vladimir Harkonnen y su mentat pervertido Piter de Vries urden un peligroso y astuto plan para recuperarla. Mientras, los Atreides, cuyo mundo natal es Caladan, de bosques frondosos, mares bravos y campos inmensos, se ven obligados a abandonar su idílico planeta para mudarse al desértico y peligroso Arrakis (conocido por los Freemen como Dune). Su jefe de casa, el Duque Leto, consciente del peligro que suponen los Harkonnen y la concesión, intenta instruir a su hijo en los entresijos de la política imperial.

Leto es un gobernante justo e implacable, que despierta una devoción casi fanática entre sus servidores y cierta admiración entre sus rivales por conseguir el poder en el Landsraad. Pese a no pertenecer a una casa poderosa, tanto el Emperador Padishah como los Harkonnen ven en él al enemigo a batir en la búsqueda del poder, conscientes de su popularidad en el senado. Como dice el propio mentat de los atreides Thufir Hawat: “Un hombre demasiado popular provoca los celos de los poderosos”. El mismo Leto intuye que la concesión de Arrakis es tan sólo un modo de acabar con él y su casa, pero aún así se dispone a viajar al planeta de la especia… lo contrario significaría desobedecer al emperador y la obligación de exiliarse del imperio.

Paul, hijo de Leto, vive su infancia en Caladan junto a sus preciados maestros: Duncan Idaho, Gurney Halleck, Tufir Hawat y el Doctor Yueh hasta los 15 años, cuando los Atreides son trasladados por el Emperador a fiscalizar el comercio de la Especia en Arrakis.

En el 10190 comienzan los preparativos del viaje de los atreides a Arrakis, que se efectúa de inmediato. La madre de Paul es una Bene Gesserit, y como tal ha adiestrado a su hijo en los misterios de la Orden. Ésta le había exigido tener una hija, que se desposaría posteriormente, dando a luz al Kwisatz Haderach, pero Jessica cede a los deseos de su esposo, que prefería un varón que tomase el timón de la casa de Atreides. Al hacer esto, Jessica alberga la esperanza de dar a luz al Kwisatz Haderach, el Bene Gesserit macho que tanto espera su hermandad, y que podrá llegar a todos los rincones de la presciencia. Jessica es censurada por esto, y con los años, justo antes de mudarse a Arrakis, recibe la visita de la Revenda Madre Gaius Helen Mohiam, que somete a Paul a la prueba del Gom Jabbar: la Reverenda Madre le pone a prueba, enfrentándole a un peligro desesperado, para observar su reacción y determinar si es “humano”, es decir, si sus reacciones conscientes y lógicas priman sobre las instintivas. Si no es así, la propia Gaius le matará, puesto que correrían el peligro de que se convirtiera en un Kwisatz Haderach peligroso para el devenir del universo. Las propias Bene Gesserit sufren una prueba parecida, ya que en el tesoro genético de la Orden no hay espacio para los “no humanos”.

Paul Atreides ha sido instruido en los poderes Bene Gesserit, pero llevará tanto su consciencia como su proyección personal mucho más allá de lo que cualquier humano lo haya hecho hasta entonces.

Tras la traición de Yueh (que tenía en la traición a los Atreides la única oportunidad de vengarse de los Harkonnen, aunque finalmente no tuviera éxito…), las fuerzas Atreides son eliminadas casi en su totalidad, incluyendo a Duncan Idaho y el mismísimo Duque Leto. Solo Paul y Jessica pueden escapar a la masacre gracias al propio Yueh, internándose en el desierto. Allí son cobijados por los Fremen, quienes con el tiempo ven a Paul como el Mesías que guiará a su pueblo; allí conocerá también a su amante, Chani, que será madre de sus hijos y su compañera de ahí en adelante.

Con el tiempo, Paul se convierte por derecho propio en el líder Fremen, guiándoles en una revolución contra los Harkonnen y el Emperador en una guerra de guerrillas, mientras sus poderes aumentan día a día. Pero no es suficiente: debe descubrir si es el Mesías o no, y pasa por el trance de la Especia para confirmarlo. Esto lo lleva a tomar el agua de la vida, cayendo en coma durante una semana.

Al despertar, Paul (ahora Muad’dib) lleva a los Fremen a enfrentarse en una última y épica batalla contra el Emperador y el Barón en la que abre una brecha en la Muralla Escudo con explosiones nucleares y asalta la capital Arrakeen con su ejército de Fremen a lomos de Gusanos de Arena. Tras la revuelta, Paul obliga al Emperador a darle la mano de su hija Irulan y abdicar en su favor, lo que le lleva al trono desde donde desatará la Jihad de Muad’Dib por el Universo.

El Mesias Emperador (10196-10209)

“El drama empieza otra vez.” – El Emperador Paul Muad’dib en su ascensión al Tono del León

Tras doce años de yihad después de su ascenso a la jefatura de los Freemen en Arrakis, y de su nombramiento como Emperador del mundo civilizado.

Bautizado por sus acólitos como Muad’dib, Paul inicia involuntariamente un culto a su persona y mito, prendiendo en todo el imperio la fulgurante llama de la yihad que tanto tiempo trató de evitar: los Freemen se han transformado ahora en un invencible ejército que, junto a los comandos de la muerte Fedaykin, invade y sojuzga planetas infieles, guiado por la instintiva y cultivada capacidad para la estrategia de Paul y una lealtad fanática de los mandos e ideólogos de la nueva religión. Su hermana Alia, nacida ya plenamente consciente y con las múltiples memorias Bene Gesserit en su interior, gracias al Agua de Vida ingerido por su madre cuando aún estaba en cinta, forma la otra base del pilar de la nueva religión Freemen que conquista el universo… se ha transformado en una bella y terrible mujer, con poderes casi equiparables a los de su hermano, pero con una sabiduría menguada por la soberbia y una temprana comprensión.

Muad’dib, fiel a los planes ecológicos que le aseguraron la fidelidad fanática Freemen, se dispone a convertir Arrakis (Dune) en un planeta de difícil realidad dual: resecos y vastos desiertos donde la especia que cohesiona el universo (melange) siga extrayéndose sin mengua, junto con extensos bosques y abundancia de agua en otras latitudes que aseguren la pervivencia del mito del extranjero mesías y la confianza de sus acólitos.

Pero los grupos de poder, paralizados durante este tiempo, comienzan a unirse de nuevo bajo el miedo cada vez mayor hacia el nuevo emperador: temen que el avance ecológico de Dune termine por impedir el correcto fluir de la especia geriátrica, la sustancia adictiva que prolonga la vida y proporciona presciencia, sin la cual los viajes seguros a través del espacio no son posibles, ni la visión oracular del futuro con la que juegan la Bene Gesserit, la Cofradía Espacial, los Tleilaxu,… quienes se convertirán desde este momento en los principales enemigos de los Atreides y los Freemen.

La influencia definitiva de la especia en la dieta de Paul y su ascendencia genética perfecta gracias a los esfuerzos Bene Gesserit, le han convertido en el Kwisatz Haderach, aquel que puede estar en varios lugares a la vez, escudriñar el futuro y bucear en las memorias pasadas, aquel a quien nada puede serle ocultado,… una peligrosa arma apuntada hacia las conspiraciones de sus enemigos.

Pero el verdadero talón de aquiles de Paul no reside en la fortaleza de sus enemigos, sino en la misma fuerza del culto que ha iniciado gracias a sus poderes: su mayor enemigo es él mismo. En doce años tras su ascensión al Trono del León Dorado, sus acólitos Freemen han esparcido las semillas de su religión en cientos de planetas, asesinando o convirtiendo a cientos de miles de millones de personas. El máximo sacerdote de la Qizarate (el movimiento misionario de Paul), Korba el Panegirista, antiguo Fedaykin (los Comandos de la Muerte de Muad’dib), es el responsable de extender la jihad por el imperio, que une a la humanidad bajo el único y férreo mandato del comandante-dios Paul. Stilgar sigue siendo la mano derecha del emperador, la figura leal y omnipresente en las decisiones y acciones de éste, un amigo fiel y en ocasiones temeroso del tremendo poder que adivina en su amigo y adorado, y en su hermana Alia. La Qizarate expande la nueva religión sin informar a Paul de sus acciones concretas para conseguir el dominio del universo conocido… pero éste sabe que los misioneros fanáticos buscan hacer de él un Dios temido y reverenciado, y perpetuar un esquema de dependencia y dominio religioso, aún a su pesar.

Paul, gracias a su visión oracular, comprende mejor que nadie el devenir de la historia, los posibles caminos para evitar los peligros que amenazan con destruir su persona, su mito y a toda la humanidad, pero también entiende que no siempre puede evitarse la desgracia, y sobre todo, que en ocasiones no hay camino bueno… incluso el poderoso Kwisatz Haderach puede verse obligado a escoger el camino menos malo. Los navegantes de la Cofradía, compulsivos consumidores de especia, humanos que proporcionan las rutas seguras en la navegación interestelar, son los que más tienen que perder con la supervivencia de Paul, y los más parecidos a él en poderes. Ellos también se sirven de la presciencia, pero no comprenden sus sutilezas, tan sólo buscan asegurarse el correcto fluir de la sustancia geriátrica, y temen que Paul convierta Arrakis en un vergel que destruiría a los gusanos de arena que producen la especia. Paul y los Navegantes surcan los invisibles y engañosos caminos del tiempo y el futuro gracias a su visión presciente, pero tan sólo el primero tiene el completo poder oracular. La Bene Gesserit y la Bene Tleilax están seguros de su invulnerabilidad, ya que puede verlo todo y a todos, hasta que los Navegantes, en una reunión secreta, les comunican que Paul no puede ver los retazos del presente o el futuro allí donde esté presente uno de ellos. Este conocimiento inicia la traición, en la que Irulan, hija del anterior emperador Shaddam IV y esposa oficial de Paul, jugará un papel clave, así como los danzarines rostro tleilaxu.

La Bene Tleilax se presenta de forma espectacular, como un pueblo que maravilla por sus avances tecnológicos, siempre al borde del abismo de la Yihad Butleriana, que prohíbe la fabricación de máquinas pensantes, y como centro del complot contra Muad’dib. Duncan Idaho, antiguo capitán de los Atreides, y preceptor de Paul, fue muerto por salvarle de los ataques Harkonnen, pero los Tleilaxu guardan al emperador una sorpresa que no ha previsto. Sin prejuicios genéticos, la Bene Tleilax ha desarrollado un método para revivir la carne muerta preservada en tanques criogénicos, y le hacen un demencial regalo a Paul: un ghola de su amigo Duncan Idaho, llamado Hayt, una reproducción del cuerpo del más famoso espadachín de todos los tiempos… pero en su interior oculta una peligrosa dualidad. Hasta el momento, ningún ghola ha logrado restaurar su anterior memoria, y en su lugar, los tleilaxu le han implantado nuevos recuerdos y preceptos, manteniendo sus habilidades como luchador implacable… pero hay algo más en él: filósofo zensunni y poderoso mentat (computadora humana), ahora el ghola Hayt-Duncan es un peligroso binomio y una oculta incógnita, que confiesa sin ambages al propio emperador y amigo que la Bene Tleilax le ha creado para destruirle…

Por otra parte, la concubina y auténtica compañera de Paul, la Freemen Chani, busca concebir un heredero del trono, hasta que tras mucho intentarlo, se queda en cinta. Tanto Irulan como los demás poderes fácticos del imperio ven en la descendencia de Paul el mayor peligro al que deberán enfrentarse, una incógnita que podría perpetuar el feroz poder de los Atreides en el Trono del León Dorado.

Muad’dib, Paul Atreides, ya no es más el joven justiciero que trae la salvación a todo un pueblo desesperado y mártir de su propia tradición: se ha convertido en un tirano que domina con mano de hierro un mundo marcado una vez más por la venganza y la búsqueda y el mantenimiento de un poder efímero, a quien, en última instancia le repugna su propio lugar en la historia.

La represión religiosa del pueblo por parte de sus dirigentes apenas comienza a través de la Qizarate, que vigila al ciudadano y condena a los infieles a la prisión y el tormento, la propia Alia conspira contra su hermano y vigila sus movimientos, la Cofradía lucha en los caminos del futuro, que juega con el poder presciente como un niño con un caro juguete, la Bene Gesserit intenta perpetuar una vez más los esquemas genéticos que dieron lugar al Kwisatz Haderach, la Bene Tleilax enseña por primera vez sus garras…

Ciego tras un atentado contra su vida y con Chani muerta (tras dar a luz a los gemelos Leto II y Ghanima), Paul decide internarse en el desierto a morir entregándose al Shai-Hulud según las leyes Fremen, que no permiten ciegos en la comunidad, y donde contrabandistas del Sietch Jacurutu le capturan para utilizarlo como presciente.

“Érase un hombre tan sabio, que metió la cabeza en un lugar lleno de arena ¡Y se quemó ambos ojos! Y cuando supo que sus ojos estaban ciegos, no se compadeció por ello. Apeló a su otra visión e hizo de sí mismo un santo.”

Fuente de la Reseña

 

Deja un mensaje