Atlas de Hielo y Fuego: Mapa Geográfico 3 – Las Tierras Mas Allá del Muro

En el Atlas de Hielo y Fuego, se pueden encontrar los mapas y la geografía de Canción de Hielo y Fuego de George R.R. Martin.

 

En esta edición cubriremos el  Mapa Geográfico 3: Las Tierras Mas Allá del Muro

 

Las tierras al norte del Muro son frías y están alejadas de las cálidas ciudades del sur. Para muchos, incluso maestres eruditos, las tierras al norte de los Siete Reinos son tierras baldías inhóspitas, sus pocos habitantes demasiado salvajes, demasiado primitivos y muy pocos en número como para preocuparse. Los hombres de la Guardia de la Noche saben mejor, que las tierras del norte son vastas y que es posible sobrevivir y vivir allí. Es una vida dura que cría personas resistentes y duras. Se llaman a sí mismos Pueblo Libre, pero son conocidos por los habitantes de los Siete Reinos como los salvajes.

Las tierras del norte se pueden dividir en dos amplias regiones: las Tierras del Eterno Invierno y las tierras bajas hacia el sur, más templadas y cálidas, las tierras del Pueblo Libre.

 

Las Tierras Mas Allá del Muro, que se dividen en tres regiones generales: las Tierras del Eterno Invierno en el extremo norte y que se extienden mas de mil kilómetros hasta el polo norte; las regiones de Bahía de Hielo y Costa Helada en las planicies abiertas y frías al oeste de los Colmillos Helados; y las tierras mejor pobladas del Valle del Agualechosa y el Bosque Encantado al este.

 

Las Tierras del Eterno Invierno

Las Tierras del Eterno Invierno se llaman así porque están a la sombra del frío permanente, el hielo y la nieve. La nieve nunca se derrite, el hielo nunca se rompe e incluso en los veranos más cálidos y más largos las tierras todavía están heladas, frías e inhóspitas. Las Tierras del Eterno Invierno consisten en vastas tundras y llanuras congeladas, cubiertas de nieve, que se extienden por cientos y cientos de kilómetros desde la falda más al norte de los Colmillos Heladas hasta el polo norte, quizás incluso más allá en el hemisferio opuesto de el mundo.

Muy poco puede sobrevivir en esta región y se conocen pocos detalles geográficos, si es que hay alguno. Algunos maestres estiman que son aproximadamente 1000 kilómetros desde el Muro hasta la línea de árboles, la parte del mundo donde hace demasiado frío para que los árboles crezcan. La línea de árboles se extiende a lo largo del borde norte de Thenn y la sombra norte de los Colmillos Helados, cerca del borde más al norte de los mapas detallados de las tierras más allá del Muro. Pero desde la línea de árboles hasta el polo norte yace una asombrosa área de 2.500 kilómetros (o más) de frío y vida salvaje. Cruzar un paisaje helado como este es simplemente imposible.

Incluso las costas son difíciles de trazar, ya que el agua se congela y grandes masas de hielo dominan el Mar de los Escalofríos y el norte del Mar del Ocaso, amenazando a los barcos con su destrucción. Los viajes repetidos de algunos de los mejores navegantes de la historia (como el viaje de Corlys Velaryon, la Serpiente Marina, hace dos siglos en busca del legendario Pasaje del Norte) han fallado en encontrar un camino a través del hielo, lo que aparentemente confirma que el continente Poniente se extiende más allá de la cima del mundo. Además, toda la región polar norteña parece estar rodeada por una gran masa de hielo, conocida como Desierto Blanco. Los marineros del norte afirman que enormes dragones de hielo se pueden encontrar en estas tierras y en alta mar, y desde el mar se pueden ver las montañas gritando (aunque no se sabe si se trata de montañas o formaciones de hielo).

Curiosamente, los marineros también informan que se pueden ver inmensos destellos de luz cambiante en los cielos en el extremo norte. Algunos maestres desestiman tales historias como invenciones extravagantes, pero los informes son lo suficientemente numerosos como para que algunos piensen lo contrario. *

En algún lugar a lo largo de la costa siempre cambiante del Desierto Blanco se encuentra la Bahía de los Caníbales, donde los barcos que se aventuran demasiado cerca del hielo quedan atrapados y son aplastados lentamente a lo largo de décadas, y la tripulación sobreviviente es forzada a actos de depravación intentando sobrevivir y escapar.

Según mitos y leyendas, las Tierras del Eterno Invierno son el hogar de los enigmáticos Otros, o caminantes blancos, que provienen de un lugar llamado “el corazón del invierno”. Hace ocho mil años, según cuenta la tradición, bajo el manto del invierno más largo y más oscuro de la historia, la Larga Noche, los Otros invadieron Poniente desde este desierto. Levantando a los muertos para que luchen por ellos y montando grandes arañas de hielo, los Otros empujaron las fuerzas de los hombres vivos, los Hijos del Bosque y los gigantes hacia el sur antes de ser derrotados en la Batalla por el Amanecer y ser expulsados al extremo norte del mundo. El Muro fue levantado en el punto más estrecho del continente para defenderse contra su regreso. Los Maestres dudan de esta historia, ya que las Tierras del Eterno Invierno son demasiado inhóspitas para que cualquier tipo de vida pueda sobrevivir.

 

 

Las tierras del Pueblo Libre

Las Tierras del Eterno Invierno terminan en una serie de grandes lagos y ríos que, al menos ocasionalmente, se descongelan en el verano. También terminan en la ladera norte de las Colmillos Helados, la cordillera más grande de las tierras del norte. Estas tierras al sur del Muro son considerablemente más hospitalarias que la tundra congelada del norte, aunque todavía están frías y los cultivar es difícil, excepto en los veranos más largos y cálidos.

Las tierras del Pueblo Libre están divididas en dos por los Colmillos Helados. Los Colmillos Helados se extienden en una dirección ligeramente noreste durante aproximadamente 1200 kilómetros antes de girar hacia el noreste por unos 500 kilómetros. Los Colmillos Helados son altos, dentados y fríos. También son hermosos, con cascadas congeladas que gradualmente se descongelan en la primavera y prados de montañas altas cubiertos de flores silvestres en el verano. Pero en el invierno son grises, oscuras e inhabitables, salvo algunos pequeños valles donde se puede encontrar refugio. Hay tres pasos principales a través de los Colmillos Helados: el Valle de Agualechosa, formado por ese gran río que serpentea a través de las montañas desde su origen; la Escalera del Gigante y el Paso Aullante. Hay numerosas montañas en Colmillos Helados, pero una de las más grandes y distintivas es el Cimaforca, llamada así por los dos picos que la coronan. Algunos maestres afirman que los Colmillos Helados continúan al sur de la Garganta como las Montañas del Norte, mientras que otros sostienen que son una cadena separada.

Las tierras al oeste consisten en frías llanuras abiertas y colinas a través de las cuales corre una serie de ríos. Aunque son mucho más hospitalarias que las Tierras de Eterno Invierno al norte, estas todavía son tierras escasas y desnudas. Dos grupos de salvajes viven en esta región. Los clanes de la Bahía Helada viven alrededor de los grandes ríos, realizan pesca y, durante los inviernos, pescan en el hielo para sobrevivir. Se dice que los miembros del clan de Bahía Helada consumen carne humana (aunque no está claro si esto es confiable o simplemente un rumor).

 

Un barco atrapado en la Costa Helada. Obra de Franz Miklis para el juego de cartas Song of Ice and Fire de Fantasy Flight.

 

La Bahía de Hielo (ríos) fluye hacia el sur desde el corazón de esta región hacia el Mar del Ocaso al oeste de la Isla del Oso. La costa alrededor de la desembocadura del río y hacia el este, a los Colmillos Helados, incluida toda la costa norte de la Bahía de Hielo, se conoce como Costa Helada. La Costa Helada está habitada por una cultura diferente de salvajes, hombres y mujeres que viajan en carros hechos de huesos de morsa y tirados por perros gigantescos (según los informes tan grandes como lobos huargos, aunque esto puede ser una exageración). Se visten con pieles de foca y crían renos. Hay varias tribus en la Costa Helada: una se adorna con colmillos de morsa y otra con astas de reno. La “Gran Morsa” es el nombre dado al líder de la tribu de colmillos de morsa.

Las tribus de la Costa Helada no se juntan entre sí o con los clanes de la Bahía de Hielo, y la guerra interna es común. También se sabe que construyen barcos primitivos para atacar la Isla del Oso y Punta Dragón Marino al sur. Según algunas leyendas, los hijos del hierro pueden haber tratado de conquistar la Costa Helada en la antigüedad, pero, de ser así, fueron rechazados.

Un promontorio en la Costa Helada se conoce como Punta Lorn. Su ubicación precisa no está clara, pero algunos cartógrafos la identifican como la península más grande y más al sur de la costa, que separa la Bahía de Hielo del Mar del Ocaso. Redwyn, un explorador de la Guardia de la Noche, emprendió un largo viaje desde la Torre Sombría hasta Punta Lorn, durante el cual conoció y comerció con los Hijos del Bosque. El informe es considerado fantasioso; si Punta Lorn es ese promontorio, esta a más de 800 kilómetros al oeste de la Torre Sombría.

Las tierras al este de los Colmillos Heladas son más hospitalarias. Los Colmillos Helados protegen las tierras de su lado este de los fuertes vientos y el frío que azota las laderas occidentales, y hay numerosos valles protegidos a lo largo de los flancos de las montañas del este que son más hospitalarios. El más conocido de estos es Thenn. Ubicado cerca del extremo norte de las montañas en un valle en forma de cuenco, las condiciones geográficas y climáticas locales hacen que Thenn sea más cálido y más habitable que la mayoría de las otras tierras en esa latitud. Todavía es una tierra dura y la gente de Thenn, conocida simplemente como “Thennitas”, son ciertamente guerreros feroces e implacables. También son más sofisticados que otros salvajes, extrayendo estaño y cobre, forjando armas de bronce y participando en el comercio. También están cerca de los pocos gigantes sobrevivientes de las montañas que se han ganado su confianza en la antigüedad. Los Thennitas están liderados por un gobernante conocido como el Magnar, que se considera más dios que rey. La creencia de los Thennitas en su Magnar los hace más disciplinados y confiados que otras tribus. Son, sin duda, la más formidable de las tribus del norte y aquella cuya lealtad es más crucial para cualquier caudillo que se declare Rey más allá del Muro.

Más al sur de los Colmillos Helados se encuentran grandes cavernas y complejos de cuevas, algunos naturales, algunos quizás excavados en la antigüedad. Algunos salvajes hacen su hogar en estas cuevas por su calor natural y beneficios defensivos. Los habitantes de las cavernas liman sus dientes y se pintan con colores inusuales. Se dice que adoran dioses bizarros y oscuros.

Corriendo a lo largo del pie de los Colmillos Helados esta el Agualechosa. El río más grande y más largo en las tierras más allá del Muro, se compone de dos afluentes principales. La fuente del río del norte está en los Colmillos Helados, no muy lejos al sur de Thenn. El Agualechosa propiamente dicho nace en un valle al norte de la Escalera del Gigante, un lugar común de encuentro y reunión para las tribus salvajes. Los dos ríos se unen cerca de la Escalera del Gigante y luego avanzan hacia el sureste antes de girar hacia el suroeste y fluir a través de la Garganta para encontrarse con la Bahía de Hielo. Con todo, el río tiene más de 1000 kilómetros de largo. Durante los inviernos, el río es una fuente de alimento para las tribus salvajes, que practican la pesca de hielo a lo largo de su curso.

El único cruce importante sobre el río es el Puente de los Cráneos, que se encuentra a la sombra del extremo occidental del Muro. El Puente está en manos de la Guardia de la Noche y no es posible cruzar el puente si este es bloqueado. Sin embargo, hay vados más al norte y cruzar el río cuando está congelado durante el invierno es ciertamente posible.

 

El Puente de los Cráneos y la ruinosa Fortaleza de la Guardia de la Noche que una vez lo protegía, Guardiaoccidente del Río. Obra de Marc Simonetti.

 

Al este del Agualechosa se encuentra un vasto grupo de árboles: el Bosque Encantado. Este bosque se extiende por casi 1000 kilómetros desde el Muro hasta los lagos y ríos del norte y tiene más de 500 kilómetros de ancho en su punto más espeso. Es el bosque más grande que aún existe en el continente de Poniente y es vasto y tenebroso. Sin embargo, tanto los salvajes como los exploradores de la Guardia de la Noche conocen su camino a través del bosque y sus numerosos ríos, valles y caminos. Los espesos árboles del bosque, particularmente los arcianos, bloquean algunos de los peores fríos que corren desde el norte o desde el Mar de los Escalofríos. Otros árboles en el bosque incluyen palosanto, centinela y roble.

El bosque es hogar de muchas más tribus salvajes, como los Corredores Nocturnos y los Pies de Cuerno, así como muchos hogares individuales, como la “fortaleza” del temible Craster, y aldeas enteras, como Árbolblanco cerca del Muro. El bosque es también el hogar de muchos animales peligrosos. Según la leyenda, los lobos huargo se pueden encontrar todavía en las partes más profundas del bosque.

El bosque también es hogar de ruinas. Los Hijos del Bosque vivieron en los bosques durante milenios según la leyenda (según algunas historias, todavía se pueden encontrar allí, pero la Guardia de la Noche no ha reportado avistamientos creíbles de ellos durante siglos), y los Primeros Hombres también vivieron allí una vez, levantando fortificaciones para la defensa. Las ruinas de una de esas fortalezas, el “Puño de los Primeros Hombres”, se puede encontrar en una colina alta en el bosque occidental, con vistas al Agualechosa. Muchos de los salvajes afirman ser descendientes de los Primeros Hombres y, por lo tanto, tener parentesco con los Norteños de los Siete Reinos.

Es difícil encontrar verdaderas civilizaciones en las tierras más allá del Muro. Los Thennitas tienen un tipo aproximado de reino, pero no hay asentamientos lo suficientemente grandes como para realmente llamarlos pueblos, y mucho menos ciudades. Este no fue siempre el caso. Hace unos mil años, un cacique salvaje emprendedor fundó un asentamiento en el extremo norte de Punta Storrold, una gran península en el Bosque Encantado oriental. Este asentamiento estaba ubicado en una bahía protegida con un profundo puerto natural, capaz de mantener a flote a los barcos más grandes. Las aguas están llenas de peces y focas, y los suministros de madera y piedra son abundantes. Hay cuevas cercanas que proporcionan refugio natural, aunque el viento tenía una tendencia a correr a través de estas cuevas y hacer ruidos chillones enervantes.

En poco tiempo, el asentamiento se había convertido en una gran ciudad en auge, Casa Austera. Las tribus selváticas del interior comerciaban allí con barcos de los Siete Reinos e incluso de las Ciudades Libres (Braavos, ubicado a solo un par de semanas hacia el sur y siempre en necesidad de madera, era particularmente adecuado para beneficiarse de este comercio). Se hizo un gran intercambio de madera y pescado y la noticia de la ciudad comenzó a extenderse. El Maestre Wyllis viajó de la Ciudadela a Casa Austera y se estableció allí como asesor de Gorm el Lobo, uno de los cuatro caudillos que gobernaban el asentamiento. Después de tres años Gorm fue asesinado y Wyllis rápidamente tomó el barco de regreso a Antigua, donde escribió un relato respetado de su tiempo entre los salvajes.

Tres siglos antes del Desembarco de Aegon, Casa Austera fue destruida. La causa de la devastación no está clara. Se sabe que la ciudad fue arrasada y la intensidad del fuego era tan grande que se podía ver desde el Muro, casi 320 kilómetros al sur. Una gran franja del bosque circundante fue destruida. Curiosamente, parece que no hubo sobrevivientes en absoluto. Lo que pudo haber causado que la ciudad sea destruida tan rápidamente y completamente es todavía desconocido.

Los salvajes decidieron no reasentarse en las ruinas, alegando que demonios y fantasmas merodeaban por la zona y que la bahía estaba demasiado atestada de cadáveres. Más tarde, los Maestres teorizaron que los esclavistas de Skagos o las Ciudades Libres habían asaltado la ciudad y se habían llevado a los sobrevivientes encadenados, pero parece inverosímil que pudieran destruir completamente la ciudad. La verdad del asunto sigue siendo un misterio hasta el día de hoy.

La población de las tierras más allá del Muro es desconocida. Algunos creen que seguramente debe ser baja, dado el frío, la dificultad para cultivar y la falta de carreteras y pueblos. Pero otros señalan que, no hace mucho tiempo, estas tierras eran lo suficientemente grandes como para sostener una ciudad de varios miles de habitantes. Además, en varias ocasiones un Rey más allá del Muro ha unificado a las tribus y ha liderado ejércitos que suman varios miles para atacar el Muro (o, en el caso de Raymun Barba Roja, incluso evitarlo para invadir el Norte). La Guardia de la Noche ciertamente considera plausible el riesgo de una gran hueste de miles o incluso decenas de miles, y constantemente busca reclutar nuevos hombres para ayudar a aumentar sus magras filas.

El Muro marca el límite entre las tierras de los salvajes y los Siete Reinos propiamente dicho, y veremos ello y sus alrededores  con mayor detalle la próxima vez.

 

Notas

* La aurora boreal se puede ver en la Tierra hacia el sur 35 ° N, ocasionalmente incluso más al sur. Esto es considerado al sur de la latitud del mundo CdHyF de Winterfell e incluso Aguasdulces y El Valle, muy lejos del límite norte de Thenn (que se encuentra aproximadamente a 70 ° N). Los salvajes nunca mencionan la aurora tampoco. En cambio, Bran solo lo menciona en su sueño en Juego de Tronos (como una resplandeciente cortina de luz que rodea el “Corazón de Invierno” en el extremo norte) y también es mencionada por ciertos navegantes en El Mundo de Hielo y Fuego, como luces brillantes que se pueden ver bien al norte en el Mar de los Escalofríos. Esto sugiere que o bien el campo magnético del planeta es significativamente más débil que en la Tierra, o que la aurora cumple una función diferente y más mágica en este mundo.

 

Deja un mensaje