Arthur Dayne + Lyanna Stark = Jon Nieve

Traducción del ensayo publicado en The Last Heart el 29 de Julio de 2015

Prefacio: esta teoría se basa en el supuesto de que Ned no es el padre de Jon, sino que está criando al hijo de su hermana como suyo.

Él le dice a Cat que Jon es “mi sangre” y eso es “todo lo que necesita saber” (una declaración obviamente ambigua que sería una manera muy extraña de referirse a alguien que es tu hijo) y él recuerda a Lyanna susurrando desde su “lecho de sangre “(una frase que indudablemente conjura al menos la posible imagen de una cama de parto).

También desea que ellos “crezcan como hermanos”. Una cosa extraña a desear si Jon es el hijo de Ned, que dos medio hermanos crezcan unidos como hermanos. Ellos ya son hermanos. No tiene sentido. Un medio hermano sigue siendo un hermano. Una media hermana sigue siendo una hermana.

Parte 1: Moralidad en blanco y negro: Un cuento de dos hermandades juradas, juramentos falsos y capas sucias

Por más que admire a Tolkien, y de hecho admiro a Tolkien -no necesitamos más Señores Oscuros, ya no necesitamos más, ‘Aquí están los chicos buenos, están de blanco, allí están los malos, están en negro.– George RR Martin

Este contraste entre la falsa percepción de los brillantes caballeros blancos contra los malvados señores negros es un tema central en Canción de Hielo y Fuego. Y George no pierde el tiempo para meterse en ese negocio en Juego de Tronos.

Llegando a Invernalia, tenemos primero, como hermano blanco juramentado, la espada blanca Jaime Lannister. Miembro de la Guardia Real, los mejores caballeros del reino. Visten de blanco, y juran defender y obedecer al rey a toda costa, incluso renunciar a cualquier reclamo de tierras, títulos, amor y gloria. Jurados al celibato, estos caballeros renuncian a todo lo que significa ser un hombre para servir al reino. Son la imagen de la caballería, el honor, la nobleza. Sin embargo, ¿somos tan ingenuos para creer que los deseos de los hombres simplemente desaparecen detrás de una pared de honor?

¿Y cuál es el personaje que representa esta banda esterlina de brillantes caballeros blancos? Matarreyes. Follahermana. Asesino de niños. Un matón despiadado, amoral, un hombre narcisista y manipulador, todo arrogancia y títulos. Él aspira a ser mejor. Tenía un mentor, el hombre que lo había hecho caballero, un hombre muerto hace mucho tiempo. Fue considerado por muchos, incluyendo a Ned Stark, como el mejor caballero de su época. Ser Arthur Dayne, la Espada del Amanecer. Un Dorniense de Campoestrella.

Y su contrapunto, el hermano negro, Benjen Stark, miembro de la Guardia de la Noche, el último recurso de los ladrones, violadores, asesinos y otras viles basuras criminales que de lo contrario serían condenados a muerte. Son despojados de todos los derechos, tierras, títulos, herencias, jurados al celibato y desterrados a un agujero del infierno congelado cuidando de las cosas de más allá del muro, relatos ridículos de snarks y grumkins, muertos vivientes congelados, y los Otros, montando sobre arañas de hielo tan grandes como perros. Absurdo.

¿Y cuál es el personaje que representa a esta lamentable banda de desagradables inadaptados? Honorable, sabio, amable, cariñoso, fuerte, obediente, humilde. Un hombre que toma sus votos en serio. Un héroe.

Jon y Benjen hablan de esos votos. Sobre el celibato:

—¡No me importa! —insistió Jon, exaltado.

—Quizá te importaría si lo entendieras. Si supieras qué te puede costar ese juramento no tendrías tantas ganas de pagar el precio, hijo.

Jon, Juego de Tronos

NOTA LATERAL ESPECULATIVA: Este ensayo es sobre CdHyF, pero rápidamente, señalaré también que hay una escena interesante en el show Juego de Tronos en el segundo episodio de la primera temporada que no está en los libros. Justo antes de que Jon salga con Benjen para ir al Muro, Jaime confronta a Jon sobre su decisión de unirse a la Guardia, sardónicamente agradeciéndole y lamentando, “es sólo para toda la vida”. Creo que esto es significativo en su encuadre y contraste de las dos hermandades juramentadas y sus votos.

En primer lugar está la Guardia de la Noche. Sabemos de rompejuramentos en la Guardia de la Noche. Jon Snow y Ygritte. Samwell Tarly y Gilly. Y el más famoso Mance Rayder, que abandonó el muro y LITERALMENTE ensució su capa. Él habla sobre esto extensamente:

—Mance Rayder se levantó, soltó el broche con que se sujetaba la capa y la tendió sobre el banco—. Fue por esto.

—¿La capa?

—La capa negra de lana de un hermano juramentado de la Guardia de la Noche —dijo el Rey-más-allá-del-Muro—. Un día, en una expedición, cazamos un magnífico alce. Lo estábamos desollando cuando el olor de la sangre hizo salir de su madriguera a un gatosombra. Lo espanté, pero antes tuvo tiempo de destrozarme la capa. ¿Lo ves? Aquí, aquí y aquí. —Se rio—. También me destrozó el brazo y la espalda, y yo sangraba más que el alce. Mis hermanos temían que muriera antes de que pudieran llevarme con el maestre Mullin de la Torre Sombría, así que me condujeron a una aldea de salvajes; sabían que allí vivía una curandera. Resultó que había muerto, pero su hija me cuidó. Me limpió las heridas, las cosió y me alimentó con papillas y pociones hasta que tuve fuerzas para cabalgar de nuevo. Y también me remendó los rotos de la capa con un poco de seda escarlata de Asshai que su madre había sacado del naufragio de una galera que el mar llevó hasta la Costa Helada. Era su mayor tesoro, y me lo regaló. —Volvió a colocarse la capa sobre los hombros—. Pero en la Torre Sombría me dieron una capa nueva de lana, del almacén, negro sobre negro y rematada en negro, para que combinara con mis calzones negros y mis botas negras, mi pechera negra y mi cota negra. La nueva capa no tenía rasguños ni remiendos, y tampoco lágrimas… y sobre todo, nada de rojo. Los hombres de la Guardia de la Noche vestían de negro, me recordó con severidad ser Denys Mallister, como si yo lo hubiera olvidado. Me dijo que iban a quemar mi vieja capa.

Jon, Tormenta de Espadas

Luego, está la Guardia Real. Estas organizaciones se reflejan de manera reciproca en la narrativa. La Guardia de la Noche tiene Villatopo. La Guardia Real tiene la Calle de Seda. En Dorne, los amantes son abiertamente aceptados. Nos enteramos de una historia de este tipo, de hecho por uno de los contemporáneos de Arthur, un compañero Dorniense y un compañero de la Guardia Real, el Príncipe Lewyn Martell (un cuento sobre un Guardia Real Dorniense, que manchó su capa, contada A un Guardia Real que ESTÁ ensuciando su capa con UNA DORNIENSE):

—No tuve el honor de conocer al príncipe Lewyn —respondió Ser Arys—, pero todo el mundo dice que fue un gran caballero.

Un gran caballero que tenía una amante. Ahora ya es anciana, pero se comenta que de joven era toda una belleza.

«¿El príncipe Lewyn?» Ser Arys no conocía esa historia. Se quedó conmocionado. La traición de Terrence Toyne y los engaños de Lucamore el Lujurioso aparecían reseñados en el Libro Blanco, pero en la página del príncipe Lewyn no se mencionaba a ninguna mujer.

El Caballero Manchado, Festín de Cuervos

(Tampoco en la de Arthur Dayne.)

—No es el único —protestó Gerris del Manantial—. Naharis, por ejemplo. Y la reina tiene un…

Un amante —terminó ser Barristan, antes de que el dorniense pudiera decir algo que mancillase el honor de Daenerys—. En Dorne no está mal visto tener amantes, ¿verdad? —No esperó respuesta—. El príncipe Lewyn era mi hermano juramentado. En aquellos tiempos, los miembros de la Guardia Real nos ocultábamos pocas cosas. Sé que tenía una amante, y no se comportaba como si fuera algo vergonzoso.

El Caballero Olvidado, Danza de Dragones

 

Pocos secretos, pero no ninguno. Barristan piensa en Rhaegar y Lyanna:

El príncipe Rhaegar amó a lady Lyanna y miles de personas murieron por ello.

El Derrocador de Reyes, Danza de Dragones

Debemos ser escépticos acerca de la capacidad de Barristan de descubrir la verdad en tales asuntos. El hombre es un luchador, no un conspirador. Un guerrero, no un político. También sabemos que Barristán no estaba al tanto del círculo íntimo de Arthur y Rhaegar:

«No estoy hecho para esto —reflexionó al contemplar la ciudad que se extendía a sus pies. Una por una, las pirámides despertaban; antorchas y faroles cobraban vida y parpadeaban al tiempo que las sombras se congregaban abajo, en las calles—. Conspiraciones, ardides, susurros y mentiras; un secreto dentro de otro, y de algún modo he pasado a formar parte de eso.

A esas alturas y a debería haberse acostumbrado. La Fortaleza Roja también tenía sus secretos—. Incluso Rhaegar. —El príncipe de Rocadragón nunca había confiado en él del mismo modo que en Arthur Dayne, como quedó demostrado en Harrenhal—. El año de la falsa primavera».

El Derrocador de Reyes, Danza de Dragones

Cuando se trata de asuntos de política, Barristan el Bravo es tan tonto como una caja de ladrillos. Si piensa que Rhaegar seguía con Lyanna, casi puedo garantizarte que no es cierto. Sin embargo Barristan estaba cerca de la situación como miembro de la Guardia Real, por lo que probablemente no estaba TOTALMENTE equivocado. Pero si es así, se plantea la pregunta, si no es Rhaegar, ¿entonces quién?

Pero primero, volvamos nuestra atención a OTRAS explicaciones de las cuales hay principalmente dos: Rhaegar el violador y Rhaegar el loco obsesionado con la profecía.

—Como deseéis —dijo Barbablanca—. Cuando era muy joven, el príncipe de Rocadragón era un gran aficionado a los libros. Comenzó a leer tan temprano que la gente decía que la reina Rhaella debió de devorar algunos libros y una vela cuando tenía a su hijo en las entrañas. A Rhaegar no le interesaban los juegos de los demás niños. Los maestres estaban sobrecogidos por su talento, pero los caballeros de su padre bromeaban con amargura, diciendo que Baelor el Santo había renacido. Hasta un día en que el príncipe Rhaegar encontró en sus pergaminos algo que lo hizo cambiar. Nadie sabe qué pudo ser; solo, que el niño apareció repentinamente una mañana en el patio cuando los caballeros vestían sus armaduras de acero. Se dirigió a ser Willem Darry, el maestro de armas, y le dijo: «Necesitaré espada y armadura. Al parecer, tengo que ser un guerrero».

 Daenerys, Tormenta de Espadas

Bueno, Rhaegar no parece ser una persona muy sensual o hedonista, como por ejemplo, Robert Baratheon. Él tampoco es en absoluto brutal. El ángulo de la violación parece, francamente, imposible, y de hecho como un rumor que se cocinó en algún punto del camino, ya sea por alguien con un plan, o por el equivalente Ponienti del teléfono descompuesto, donde los hechos se vuelven más y más distorsionados a medida que pasan a través de cada persona que relata el cuento.

El punto es, la gente en todo el reino parecía PENSAR que Lyanna y Rhaegar estaban involucrados. Y ciertamente lo estuvieron. Sin embargo, es lógico señalar que ellos estándo enamorados y corriendo juntos, y él secuestrándola y violándola no son las únicas explicaciones posibles para esta creencia generalizada. Es un error comprensible, Rhaegar la coronó en Harrenhal sobre su esposa. “Todas las sonrisas murieron.” Es difícil interpretarlo de otra manera, y sin embargo, hay lógicamente otras posibles explicaciones. La más obvia era que alguien cerca de Rhaegar estaba con Lyanna, en lugar de que fuera el príncipe dragón el que hacía el trabajo.

El príncipe dragón cantó una canción tan triste que hizo sollozar a la doncella lobo

Bran, Tormenta de Espadas

 La interpretación del RLJ de este pasaje es bien conocida. Rhaegar cortejó a Lyanna con una canción, y murieron felices para siempre.

Pero, espera una momento… Es sólo una canción! Cantaba una canción. Ella lloró UN POCO. Ella sollozó, ella no lloró y rechinó sus dientes y rasgó su carne con dolor. Ella se ahogó ligeramente, eso es todo.

Y la canción se describe como triste. Rhaegar sin duda se describe como “triste”, “melancólico”, etc, pero TAMBIÉN ARTHUR! ¡UNA Y OTRA VEZ! Ned se entristece por el recuerdo de su muerte, parece sonreír tristemente en el sueño de Ned, y también en el sueño de Jaime

Todos hicimos juramentosdijo ser Arthur Dayne con voz de tristeza infinita.

Jaime, Tormenta de Espadas

Arthur también estaba triste. ¡Éso es probablemente porqué él y Rhaegar se llevaron tan bien! ¡Eran dos guisantes en una vaina triste!

Diablos, la canción es triste. Arthur estaba triste. ¿Quién puede decir que Arthur Dayne no escribió esa canción como una carta de amor clandestina (o tal vez Rhaegar la escribió para él), de la misma manera que hizo que su amigo Rhaegar pusiera la corona de rosas azules de invierno en su regazo? ¿Y por qué? Para proteger su reputación como un Guardia Real juramentado al celibato por no ensuciar públicamente su capa. El admirador secreto en la capa blanca. Un Dorniense buscando una amante. Puede que incluso haya tenido la idea de su hermano de armas, el compañero Dorniense Guardia Real Lewyn Martell, un hombre que también tenía una amante, como sabemos.

Tal vez Rhaegar y Arthur la amaban. Tal vez Rhaegar decidió que su amorío no era prudente y cambió de opinión. Tal vez Rhaegar y Arthur se pelearon. O…

Tal vez Aerys, el Rey Loco, procuró su frialdad para una unión profética o incluso un sacrificio. Si Rhaegar sabía de la profecía (suya es la canción de hielo y fuego), es lógico que Aerys también lo haya sabido. Tal vez unieron sus fuerzas para rescatar a Lyanna del Rey Loco.

La otra parte de esta cita trata de un Rhaegar que “encontró algo en sus pergaminos que lo cambiaron” y que le dijo a Darry: “Parece que debo ser un guerrero”. Admito que el ángulo de la profecía es más difícil de descartar que el ángulo de la violación.

Pero diré esto: Rhaegar no estaba loco. Todo lo contrario. Él estaba controlado, pensativo, enfocado, responsable.

—Sé muy poco de Rhaegar —dijo Dany volviéndose de nuevo hacia el escudero—. Solo las historias que contaba Viserys, y él era un niño pequeño cuando murió nuestro hermano. ¿Cómo era en realidad?

Era hábil —dijo el anciano tras meditar un instante—. Eso, por encima de todo. Decidido, deliberado, obediente y sincero.

Daenerys, Tormenta de Espadas

“Obediente” podría implicar una especie de devoción religiosa, tal vez, pero no parece un lunático delirante obsesionado por una profecía en absoluto. Parece ser bastante razonable y bien pensado en el hombre, aunque un poco malhumorado.

Rhaegar coronó a Lyanna como Reina del Amor y la Belleza en Harrenhal. Lo hizo por una razón. Si él no la quería para sí mismo, y si no se inclinase por secuestrar a una mujer y violarla para cumplir una profecía, entonces sólo podría ser por el amor de otro o por  política. Pero el ángulo político no tiene sentido.

Sabemos que Rhaegar planeaba llamar a un “consejo” y que “se harían cambios”. Obviamente, él tenía la intención de mejorar de algún modo el daño que había estado haciendo al reino el terrible estado mental de su padre. Pero, ¿qué tiene que ver un consejo con coronar a Lyanna en un torneo? Si con la coronación pretendía proponer una alianza, ¿por qué los Stark lo tomaron como una provocación? Y si FUE una provocación, bueno, ¿qué posible causa tendría Rhaegar para provocar a los Stark? En todo caso, Rhaegar quería paz y reconciliación. Quería sanar el reino, no dividirlo más allá de lo que el Rey Loco ya había hecho.

Si el lío no era político, y él no la amaba, la respuesta lógica es que alguien cercano a él lo hizo. Alguien que le importaba muy profundamente. Alguien en el círculo interno de Rhaegar. Entonces, ¿quién está en este círculo íntimo? Barristan, mientras estaba mudo, ESTABA allí y por lo tanto probablemente era muy consciente de con quién el príncipe pasaba más tiempo, si no de lo que hablaban o planeaban.

—Junto a otros mil en alguna fiesta de la cosecha —intervino ser Jorah riéndose, burlón—. Ahora diréis que fuisteis su escudero.

—No pretendo afirmar semejante cosa. Myles Mooton era el escudero del príncipe Rhaegar, y lo sustituyó Richard Lonmouth. Cuando se ganaron sus espuelas, el propio príncipe los armó caballeros, y ellos siguieron siendo sus compañeros más allegados. También el joven lord Connington compartía el aprecio del príncipe, aunque su mejor amigo era Arthur Dayne.

—¡La Espada del Amanecer! —dijo Dany, encantada—. Viserys solía hablar de su maravillosa espada blanca. Decía que ser Arthur era el único caballero del reino que podía igualarse a nuestro hermano.

Daenerys, Tormenta de Espadas

Entonces, vamos a revisar la lista, ¿de acuerdo?

Jon Connington – Su afecto por Rhaegar es difícil de negar… Estamos ladrando el árbol equivocado aquí.

Myles Mooton – Muerto en la Batalla de las Campanas. La línea de tiempo es turbia, pero es difícil ser padre de alguien cuando estás muerto. Pero es un joven escudero, es difícil imaginar a un joven inspirando mucha pasión en Lyanna.

Richard Lonmouth – El reemplazo de Mooton. También un joven escudero. La misma cosa.

Arthur Dayne – El único compañero y mejor amigo de Ser Rhaegar, el amigo más viejo… Un hombre crecido. El mejor caballero del reino. Un caballero de la Guardia Real que juró celibato. Un Dorniense, que, si busca una amante (como lo hacen los Dornienses) no podría hacerlo abiertamente.

Bingo. De este modo, tenemos a Arthur en el papel de Cyrano de Bergerac y Rhaegar como Christian de Neuvillette “apareciendo” para cortejar a Lyanna Stark (como Roxane) mientras su verdadero amor está esperando.

Entonces, ¿qué evidencia hay? ¿Dónde está la carne?

Parte 2: Fiebre

Eran siete, y se enfrentaban a tres. En el sueño, tal como había sucedido en la realidad. Pero no eran tres jinetes cualesquiera. Habían estado esperando ante la torre redonda, con las montañas rojizas de Dorne a sus espaldas, las capas blancas ondeando al viento. Y no eran sombras; sus rostros seguían siendo claros pese al tiempo. Ser Arthur Dayne, la Espada del Amanecer, con una sonrisa triste en los labios. La empuñadura de su mandoble, Albor, le asomaba por encima del hombro derecho.

Eddard, Juego de Tronos

—Juré que lo mantendría a salvo —le dijo ella a la sombra de Rhaegar—. Pronuncié un juramento sagrado.

Todos hicimos juramentos —dijo ser Arthur Dayne con voz de tristeza infinita.

Jaime, Tormenta de Espadas

¿Juramentos de celibato?

Y esto va a empezar ahora mismo —dijo ser Arthur Dayne, la Espada del Amanecer. Desenvainó a Albor y la sujetó con ambas manos. La hoja era blanca como el vidriolechoso; la luz hacía que pareciera tener vida.

No —dijo Ned con voz entristecida—. Esto va a terminar ahora mismo. En el momento en que los aceros chocaron con estruendo, alcanzó a oír la voz de Lyanna, que gritaba su nombre. Una tormenta de pétalos de rosa cayó de un cielo jalonado de sangre, azul como los ojos de la muerte.

Eddard, Juego de Tronos

 Lyanna grita cuando Ned y Arthur comienzan su danza. Aunque el sueño no es necesariamente literal, esto parece implicar una conexión entre los dos eventos en la mente de Ned. Una conexión entre Lyanna suplicando y él luchando contra Arthur hasta la muerte. El sueño también presenta la imagen de una “tormenta de pétalos de rosa… tan azul como los ojos de la muerte” que sopla a través de “un cielo rayado de sangre”. Si los pétalos de rosa azul de invierno representan a Lyanna, la flor de la doncella del norte arrancada de los jardines de Invernalia, ¿qué representa la sangre del cielo? Bueno, esta esto:

Ned recordó claramente el momento en que todas las sonrisas murieron, cuando el príncipe Rhaegar Targaryen espoleó su caballo, pasó de largo por donde estaba su esposa, la princesa dorniense Elia Martell, para poner el laurel de reina de la belleza en el regazo de Lyanna. Aún era capaz de visualizarlo: una corona de rosas invernales, azules como la escarcha.

Ned Stark extendió la mano para coger la corona de flores, pero bajo los pétalos azules había espinas escondidas. Sintió cómo se le clavaban en la piel, afiladas, despiadadas. Vio el reguero de sangre que le brotaba de los dedos, y despertó tembloroso en la oscuridad.

Eddard, Juego de Tronos

¿Amor oculto?

Jaime había depositado la espada en las rodillas del guerrero, le había puesto la armadura a los pies y se había arrodillado en el duro suelo de piedra, ante el altar. Al amanecer tenía las rodillas ensangrentadas y en carne viva.

—Todo caballero debe sangrar, Jaime —le había dicho Ser Arthur Dayne al verlo—. La sangre es el sello de nuestra devoción.

Le dio un golpecito en el hombro con Albor, la hoja blanquecina estaba tan afilada que hasta el ligero roce bastó para atravesar la túnica de Jaime, que sangró de nuevo. Ni siquiera lo sintió.

Jaime, Festín de Cuervos

Arthur dice que “la sangre es el sello de nuestra devoción”. Recuerda “A través de un cielo estriado de sangre”.

“Devoción” a menudo tiene una connotación romántica, por ejemplo que era un “marido dedicado” o ella era una “esposa dedicada”.

Además, “nunca lo sintió”. ¿Por qué esa frase suena tan familiar?

Jon cayó de rodillas. A tientas, agarró el puñal y se lo arrancó. La herida despedía humo blanco en el frío aire nocturno.

—Fantasma —susurró. El dolor lo invadió.

« Hay que clavarla por el extremo puntiagudo» .

Cuando el tercer puñal se le hundió entre los omoplatos, dejó escapar un gruñido y cayó de bruces en la nieve. No llegó a sentir el cuarto. Solo el frío…

Jon, Danza de Dragones

¿Y por qué Arthur Dayne está tan triste? ¿Podría ser porque él siente que él es responsable de todo lo que ha sucedido? ¿Por qué se sentiría así a menos que fuera cierto? También parece que hay un gran cariño entre Ned y Arthur. Años más tarde, el recuerdo de su muerte hace a Ned visceralmente triste:

El mejor caballero que yo he visto jamás fue ser Arthur Dayne, que luchaba con una espada llamada Albor, forjada con el corazón de una estrella caída. Lo llamaban Espada del Amanecer, y de no ser por Howland Reed, me habría matado. Entonces, su padre se había puesto triste y no quiso seguir hablando. Bran deseó con todas sus fuerzas haberle preguntado qué quería decir.

Bran, Choque de Reyes

Este extraño y profundo cariño tendría mucho sentido si Arthur fuera el padre del bebé de la hermana de Ned y Ned tuvo que matarlo.

En cuanto a una posible atracción entre la Espada Blanca y la Dama Lobo, es posible que se conocieran en Harrenhal. Ambos estaban allí. No tenemos evidencia directa de que hayan interactuado, pero sus naturalezas son intrigantemente similares.

Ay, Arya. Tienes algo de salvaje, hija. Mi padre lo llamaba «la sangre del lobo». Lyanna tenía un poco de eso, y mi hermano Brandon, mucho. A los dos los llevó a morir jóvenes. —La niña captó la tristeza en su voz; no acostumbraba hablar de su padre, ni de sus hermanos, que habían muerto mucho antes de que ella naciera —. Lyanna habría llevado una espada si mi padre lo hubiera permitido. A veces me la recuerdas. Hasta te pareces a ella.

Arya, Juego de Tronos

A Lyanna le gustaba pelear. Ella era salvaje. Y ella tenía una veta caballeresca también. Lucha para defender al indefenso, el pequeño lacustre Howland Reed en el torneo, demasiado débil y pequeño para defenderse de los escuderos más jóvenes y mayores:

—No dijeron sus nombres, pero el lacustre se grabó sus rostros para poder vengarse de ellos. Cada vez que intentaba levantarse, lo derribaban de nuevo, y mientras estaba en el suelo le daban patadas. Pero entonces oyeron un rugido.»—Estáis atacando a un hombre de mi padre —aulló la loba.

Bran, Tormenta de Espadas

(Y por supuesto, sabemos que Jon se parece a Arya. Por lo tanto, Jon también se parece a Lyanna.)

¿Qué hay de Arthur? ¿Le gustaba pelear? Sí. ¿Era salvaje? Sí:

Y había demostrado su valía contra el Caballero Sonriente, aunque al final fue ser Arthur el que lo mató. «Qué gran pelea y qué gran enemigo». El Caballero Sonriente había sido un demente, una mezcla imposible de caballerosidad y crueldad, pero no conocía la palabra miedo. «Y Dayne, con Albor en la mano…». Hacia el final, la espada larga del forajido tenía tantas melladuras que ser Arthur se había detenido para darle tiempo a coger otra arma. «La que quiero es esa espada blanca vuestra», le dijo el caballero ladrón cuando reanudaron la pelea, aunque para entonces sangraba por una docena de heridas. «En ese caso, la tendréis», respondió la Espada del Amanecer, y con aquello puso fin al combate.

Jaime, Tormenta de Espadas

¿Tenía al Caballero Sonriente entre las cuerdas, uno de los más peligrosos forajidos de los siete reinos, y le permitió REEMPLAZAR su ESPADA QUEBRADA? ¿Está loco? Arthur Dayne suena más a Brandon que a Ned. Sangre del lobo de hecho.

Y, sin embargo, él también poseía la veta caballeresca y afinidad por el indefenso, el pequeño:

Si queréis que os ayuden, antes tenéis que conseguir que os aprecien. Así lo consiguió Arthur Dayne cuando cabalgó contra la Hermandad del Bosque Real. Pagaba a los aldeanos la comida que tomábamos, planteaba sus querellas ante el rey Aerys, amplió las tierras de pasto en torno a sus pueblos y hasta les consiguió el derecho de talar cierto número de árboles al año y cazar unos pocos ciervos del rey en otoño. La gente de los bosques había confiado en Toyne para que la defendiera, pero Ser Arthur hizo por ella mucho más que la Hermandad, y así se la ganó para nuestro bando. El resto fue sencillo.

 Jaime, Festín de Cuervos

Hay un paralelo interesante aquí entre la bondad amable de Arthur hacia el “pueblo del bosque” y la bondad de Jon hacia el “pueblo libre” también.

La única pregunta que queda en mi mente es entonces, ¿por qué ocultar la verdadera identidad de Jon?

Bueno, una vez más la respuesta es bastante simple. No sabemos cómo era Arthur Dayne. Los Dayne NO SON VALYRIOS. ELLOS SON LOS PRIMEROS HOMBRES. Pero extrañamente, sabemos que los Dayne poseen rasgos Valyrios (o más bien TIPO Valyrio) o rasgos hereditarios.

La hermana de Arthur, Ashara, tenía ojos violetas. Edric Dayne, el señor de Campoestrella, tiene “grandes ojos azules” “tan oscuros” “casi parecen violeta”. Y su cabello es “rubio pálido” “más ceniza que miel”.

(la ceniza es gris/plata por supuesto)

Y esta Estrellaoscura. Un miembro de la rama cadete de la Casa Dayne de Ermita Alta, que posee el pelo plateado rayado con ojos violetas oscuros y negros. Esto tiene sentido, ya que es una relación más lejana y, por lo tanto, posee rasgos similares, pero más oscuros y más Dornienses, como un Dayne mestizo.

No sabemos cómo era Arthur. Puede o no haber tenido estas características. Pero incluso si no las tuviera, seguramente podría pasar desapercibido (similar a cómo un Targaryen con aspecto Dorniense puede tener un hijo con cabello plateado y ojos púrpura y viceversa).

Si se hubiera extendido el rumor de que Rhaegar o Aerys habían raptado a Lyanna o huido con ella, pero realmente era de Arthur de quien estaba enamorada, tendría sentido que Lyanna temiera que la gente confundiera a su posible hijo de rasgos Dayne como un Targaryen, y por lo tanto una amenaza para el nuevo reinado de Robert.

Todavía le parecía recordar su voz algunas veces. «Prométemelo —le había suplicado en una habitación que olía a sangre y a rosas—. Prométemelo, Ned». La fiebre le había arrebatado las fuerzas, y su voz era débil como un susurro, pero cuando Ned le dio su palabra, el miedo desapareció de los ojos de su hermana.

 Eddard, Juego de Tronos

Entonces, estaba febril y delirante. Probablemente moriría horas o días después del trauma del nacimiento, de ahí la fiebre. Esto se conoce como fiebre puerperal o “fiebre posparto”. De Wikipedia:

“Históricamente, la fiebre puerperal era una enfermedad devastadora. Afectó a las mujeres dentro de los primeros tres días después del parto y progresó rápidamente, causando síntomas agudos de dolor abdominal severo, fiebre y debilidad.”

(Debilidad, como “la fiebre le había tomado fuerzas”).

También es importante recordar: La apariencia de un recién nacido no siempre es evidente o queda grabada en piedra. Los bebés a menudo nacen con ojos azules que cambian de color a medida que crecen. Y los bebés a veces nacen sin pelo, y el pelo puede cambiar de color con el tiempo también. Así que incluso si Lyanna hubiera visto a su hijo, no hay garantía de que ella sabría cómo sería cuando se hiciera mayor. Por ello su temor de que pueda crecer y verse como un Targaryen, y por lo tanto ser amenazado por fuerzas leales al rey Robert.

La apariencia de Jon, evidentemente tipo Stark, debió haber sido un gran alivio para Ned. Y ahora de la paternidad de Jon, nada es sospechoso. Por ahora.

Parte 3: El Corazón del Amanecer

También señalaré que después de la muerte de Lyanna (y el nacimiento de Jon), Ned devuelve Albor, la gran espada de Arthur Dayne, de regreso a su casa ancestral de Campoestrella.

No puedo dejar de pensar en este gesto como una muestra de amor, pena y duelo de Ned al padre de su sobrino. Y, por supuesto, para visitar a su querida Ashara, de quien muy bien pudo estar enamorado.

Aunque incluso este rumor es dudoso. Tal vez Ned lo dejó propagarse por Invernalia a propósito, en caso de que Jon tomara la apariencia de un Dayne de pelo plateado y/o ojos violetas. Seguramente sería una historia conveniente para taparlo todo. Ned incluso estalla con Cat en una rabia poco característica cuando es confrontado por el rumor de Ashara. Una manera efectiva de hacer que parezca que no tuvo parte en permitir o incluso perpetuar el rumor de Ned + Ashara = Jon, que, de nuevo, es la historia perfecta para la posible aparición de rasgos Dayne o “psuedo-Targaryen” de Jon.

Ned pudo incluso haberla rechazado, pudiendo haber sido el que rompió su corazón:

Ned la miraba con cautela. A lo mejor tenía miedo de que le tirase una manzana.—¿Tu señor padre no te habló nunca de ella? —preguntó—. ¿De lady Ashara Dayne, de Campoestrella?

—No. ¿La conocía?

—De antes de que Robert fuera rey. Mi tía conoció a tu padre y a sus hermanos en Harrenhal el año de la falsa primavera.

—Ah. —A Arya no se le ocurría qué decir—. Pero ¿por qué se tiró al mar?

Tenía el corazón roto.

Sansa habría dejado escapar un suspiro y, sin duda, habría derramado una lágrima ante aquella muestra de amor, pero a Arya le parecía una idiotez. Pero claro, no se lo podía decir a Ned. Era su tía.

—¿Quién se lo rompió?

—No sé si me corresponde a mí… —El muchacho titubeó.

Arya, Tormenta de Espadas

Entonces, ¿qué nos queda? Dos hombres que inadvertidamente mataron a sus respectivas hermanas.

Incluso las mataron con espadas metafóricas. En Poniente, “espada” se usa a menudo como eufemismo para el pene. Arthur la mató con su “espada” cuando murió por el trauma del nacimiento. Y Ned llevó a Ashara a suicidarse cuando saltó de la torre de Campoestrella llamada “Espada de Piedrablanca”.

Presumiblemente Ashara se suicidó por el dolor provocado porque:

1) Ned mató a Arthur

Y / O

2) Porque ella “recurrió” a él después de haber sido deshonrada en Harrenhal y, o bien A) El bebé era de Ned y ella abortó a su hija O B) El bebé pertenecía a aquel que la deshonró. Entonces, fue a Ned buscando consuelo y él la rechazó.

Ned y Arthur fueron obligados a luchar hasta la muerte por una guerra que ellos habían ayudado a causar. (Por alguna razón, esto me recuerda la historia de Erryk y Arryk, los gemelos famosos de la Guardia Real que murieron cada uno por la espada del otro). Una guerra de dos amores perdidos que trajeron la muerte, la destrucción y la aflicción sobre las colinas, los túmulos y las tierras salvajes de Poniente, destruyendo el reino en muerte y desorden.

¿Y qué queda? Nada más que Jon Nieve, la Espada del Luto, vestido de negro fúnebre, hijo de la estrella blanca y la espada blanca, Ser Arthur Dayne, con su capa blanca como la nieve cayendo tristemente de sus hombros. De tal padre, tal hijo, Jon es un miembro Dorniense de una organización marcial jurada al celibato que renunció a su promesa de tener una amante, una salvaje belleza del norte. Jon es el hijo del invierno, el hijo de la muerte, el dolor encarnado. Un símbolo de todo lo que salió mal en Poniente: Amor.

De todas las mentiras crueles y brillantes que te cuentan, el más crudísimo se llama amor“.

The Meathouse Man, George R.R. Martin

Entonces, Arthur Dayne es el mejor caballero de su tiempo. ¿Quién es el mejor caballero de todos los tiempos?

—¿Y el Caballero  Dragón?  —Apartó a un lado las mantas y puso los pies en el suelo—. Dices que era el caballero más noble que jamás haya existido, pero se llevó a su reina a la cama y la dejó embarazada.

—Me niego a creerlo —replicó, ofendido—. La historia de la traición del príncipe Aemon con la reina Naerys sólo fue eso, una historia, una mentira que inventó su hermano para apartar a su hijo y favorecer a su propio bastardo. Por algo llamaban el Indigno a Aegon.  

Cogió el cinto y se lo abrochó. Le quedaba extraño sobre la  seda dorniense de la camisa, pero el peso familiar de la espada larga y el puñal le recordaron quién era, qué era—. No quiero que se me recuerde como Ser Arys el Indigno  —declaró—. No mancharé mi capa.

El Caballero Manchado, Festín de Cuervos

Y, sin embargo, Ser Arys sucumbió a las tentaciones de la carne como tantos hermanos jurados antes que él.

El Caballero Dragón es venerado como un héroe en los Siete Reinos. Aegon el Indigno es vilipendiado. Por supuesto que nadie quiere creer que fue la infidelidad del Caballero Dragón la principal responsable de todo el derramamiento de sangre de las rebeliones de Fuegoscuro. Y, sin embargo, la evidencia es difícil de ignorar.

“El Principe Aemon, el Caballero Dragón lloró el día que la Princesa Naerys se casó con su hermano Aegon,” dijo Sansa Stark.” – Tyrion, Choque de Reyes

El Caballero Dragón una vez ganó un torneo como el Caballero de las Lágrimas, para poder nombrar a su hermana Reina del Amor y la Belleza en lugar de la amante del rey.” Bran, Tormenta de Espadas

Cantó sobre…el Caballero Dragón y su amor por la reina de su hermano, sobre los diez mil barcos de Nymeria. Eran canciones hermosas, pero muy tristes.” Sansa, Choque de Reyes

Una canción triste, de hecho. La historia de un Guardia Real cuyo amor prohibido causó la devastadora rebelión Fuegoscuro en todos los Siete Reinos. ¿Cómo podría un caballero tan venerado como Aemon el Caballero Dragón, un hombre que tiene innumerables canciones escritas sobre su irreprochable valor, joder todo tan mal?

¿Y cómo podría Arthur Dayne, el mejor caballero que Ned Stark haya visto, un hombre (como el legendario héroe Lancelot) que fue venerado por todos los que tanto oían su nombre, haber hecho lo mismo? ¿Cómo pudo haber ensuciado su capa y desencadenar accidentalmente la Rebelión de Robert?

¡UNA VEZ MÁS, CON SENTIMIENTO!

El  mejor caballero que yo he visto jamás fue ser Arthur Dayne, que luchaba con una espada llamada Albor, forjada con el corazón de una estrella caída. Lo llamaban Espada del Amanecer, y de no ser por Howland Reed, me habría matado.

Entonces, su padre se había puesto triste y no quiso seguir hablando. Bran deseó con todas sus fuerzas haberle preguntado qué quería decir.- Bran, Choque de Reyes

Albor forjada en EL CORAZÓN de una ESTRELLA CAIDA.

¿Una estrella (blanca?) caída? Suena como Arthur Dayne. La Espada Blanca y el Hermano Negro.

Jon no entendía de qué estaban hablando, ni por qué. ¿Qué le importaban a él los cuervos y las palomas? Si el anciano quería decirle algo, ¿por qué no lo hacía de una vez?

Jon, ¿te has preguntado alguna vez por qué los hombres de la Guardia de la Noche no toman esposa ni engendran hijos? —inquirió el maestre Aemon.

—No —contestó el muchacho encogiéndose de hombros. Echó más carne a los pájaros. Tenía los dedos de la mano izquierda pegajosos de sangre, y la derecha le dolía por el peso del cubo.

Para que no amen —respondió el anciano—. Porque el amor es veneno para el honor; es la muerte para el deber.

 Jon, Juego de Tronos

Cuervos y palomas. Blanco y negro. Juramentos del celibato. Sangre.

Otra pista, que une a Jaime, Ned, Jon, Arthur, la fidelidad, celibato, capas, juramentos y sangre:

—Otra vez me estáis insultando. ¿Pues sabéis qué? Ya no voy a follaros. Meñique se me adelantó, ¿no? Y yo nunca como en el plato de otro. Además, no sois ni la mitad de bella que mi hermana. —Su sonrisa cortaba—. Nunca me he acostado con una mujer que no fuera Cersei. A mi manera, he sido más fiel de lo que jamás lo fue vuestro querido Ned. Pobre Ned, qué muerto está ahora. Decidme, ¿quién tiene un honor de mierda? ¿Cómo se llamaba el chico que tuvo con otra, el bastardo?

—¡Brienne! —llamó Catelyn retrocediendo un paso.

—No, no, no era así. —Jaime Lannister se llevó la jarra a la boca. Un reguerillo de vino, brillante como la sangre, le corrió por la cara—. Nieve, se llamaba Nieve. Qué nombre tan blanco… como esas capas tan bonitas que nos dan en la Guardia Real, cuando hacemos esos juramentos tan bonitos.

Catelyn, Choque de Reyes

Una última cita de despedida:

—Hubo un Arthur Dayne —comentó Myrcella—. Era caballero de la Guardia Real en tiempos de Aerys, el Rey Loco.

—Era la Espada del Amanecer. Murió.

Acompañó a la princesa hacia la hoguera, seguida por Ser Gerold. —La historia de mi Casa se remonta a hace diez mil años, hasta el amanecer de los tiempos —se quejó el caballero. ¿Por qué todo el mundo se acuerda sólo de mi primo Dayne?

—Fue un gran caballero —señaló Arys Oakheart.

—Tenía una gran espada —replicó Estrellaoscura.

Y un gran corazón.

La Hacedora de Reinas, Festín de Cuervos

FIN

Deja un mensaje