De Dragones y su Reproducción

“ahora uno y ahora el otro, tan cambiantes como la llama”

Maestre Aemon

Los dragones en Canción de Hielo y Fuego se creían extintos por más de un siglo, hasta que Daenerys Targaryen logró eclosionar tres huevos de dragón petrificados en la pira funeraria de Khal Drogo. Así conocimos a Viserion, Rhaegal y Drogon.

Son criaturas de aspecto reptiliano y con escamas. Tienen dientes y garras afilados, alas delgadas de cuero y largos cuellos y colas, con crestas espinosas en el lomo. Sus huesos son negros y tienen una alta concentración de hierro. Un gran calor emana de los cuerpos de los dragones, al punto que en noches heladas sus cuerpos emiten vapor. Su aliento es extremadamente caliente y necesitan cocinar o calcinar su comida antes de engullirla.

Los dragones son nativos de Essos y fueron descubiertos unos cinco mil años atrás por los valyrios en las Catorce Llamas de Valyria. Los valyrios se hicieron maestros en el arte de criar dragones y los usaron como armas de guerra para construir su gran imperio, el Feudo Franco de Valyria. Luego de la Maldición de Valyria, los únicos dragones que sobrevivieron fueron cinco pertenecientes a los Targaryen, quienes habían migrado a la isla de Rocadragón. Por ciento cincuenta años los Targaryen y sus descendientes montaron dragones como símbolo de su poder y supremacía. Con los siglos, los dragones de los Targaryen murieron, la mayoría de ellos durante la guerra civil que sacudió a la Dinastía Targaryen.

Un gran misterio envuelve a estas criaturas, relacionándolas con la magia, e incluso con las estaciones. Desde que los dragones se extinguieron de Poniente, el poder de la magia decayó y los inviernos se hicieron más helados. Una de las tantas preguntas que nos hacemos es ¿Cómo se reproducen?

No existe claridad sobre si los dragones tienen un sexo definido.

En palabras del maestre Aemon:

“ahora uno y ahora el otro, tan cambiantes como la llama”

lo que podría apuntar a algún tipo de hermafroditismo secuencial, lo cual significa que tendrían la habilidad de cambiar de un sexo a otro.

Es difícil determinar el sexo de un dragón ya que, en semejanza con los reptiles, no tienen órganos sexuales externos. Tampoco parecen notarse indicios de dimorfismo sexual.

Existen varios libros y pergaminos sobre dragones, pero es muy difícil dar con ellos. Dragones, anfípteros y guivernos. Historia antinatural es un importante tratado sobre dragones escrito por el septón Barth, Mano del Rey Jaehaerys I Targaryen. En el libro parece que se sostiene que los dragones no son ni hembras ni machos.

Le pidió Sam que le lea un libro del Septon Barth, cuyos escritos habían sido quemados durante el reinado de Baelor el Bendito. 

Festín de Cuervos – Samwell IV

 

Era mucho lo que Tyrion había leído sobre dragones a lo largo de los años. La mayor parte de esos relatos eran patrañas sin la menor credibilidad, y los libros que le había proporcionado Illyrio no eran los que él habría querido. Lo que le habría venido de maravilla era el texto íntegro de Los fuegos del Feudo Franco, la historia de Valyria narrada por Galendro. Pero en Poniente no se conocía ningún ejemplar completo, y hasta en el de la Ciudadela faltaban veintisiete pergaminos.

« Seguro que en la Antigua Volantis tienen una biblioteca. Puede que encuentre un ejemplar mejor allí, siempre que halle la forma de atravesar la Muralla Negra y llegar al centro de la ciudad».

Mucho menos esperanzado se sentía en el caso de Dragones, anfípteros y guivernos: Historia antinatural, del septón Barth. Barth, hijo de un herrero, llegó a mano del rey durante el reinado de Jaehaerys el Conciliador. Sus enemigos decían de él que tenía más de brujo que de septón, y Baelor el Santo, nada más ocupar el Trono de Hierro, ordenó que se destruyeran todos sus escritos. Diez años atrás, Tyrion había leído un fragmento de la Historia antinatural que, al parecer, se le había escapado a Baelor el Bendito, pero tenía serias dudas de que la obra de Barth hubiera atravesado el mar Angosto. Y desde luego, era aún más improbable que encontrara el menor rastro del tomo fragmentario anónimo y ensangrentado cuyo título era unas veces Sangre y fuego, y otras, La muerte de los dragones; se decía que el único ejemplar existente se custodiaba bajo llave en una cripta de la Ciudadela.

Cuando el Mediomaestre apareció bostezando en cubierta, el enano se afanaba en plasmar en el pergamino todo lo que recordaba sobre los hábitos de apareamiento de los dragones, asunto sobre el que Barth, Munkun y Thomax tenían puntos de vista ciertamente distintos. Haldon se dirigió a popa para mear contra el ondulante reflejo del sol en el agua.

Danza de Dragones- Tyrion IV

¿Podría este cambio de sexo ser propiciado por la variación de temperatura? La propia naturaleza de los dragones, su hallazgo en las Catorce Llamas, así como su asociación con las estaciones podrían ser un indicio de esto.

Podemos rechazar la afirmación de Hongo el Bufón en su Testimonio de que el dragón Vermax haya dejado una nidada de huevos en algún lugar en las profundidades de las criptas de Invernalia, donde las aguas de las fuentes termales corren cerca de las murallas, mientras su jinete trataba con Cregan Stark al inicio de la Danza de Dragones. Como señala el Archimaestre Gyldayn en su historia fragmentada, no hay constancia de que Vermax haya puesto siquiera un solo huevo, sugiriendo que el dragón era macho. La creencia de que los dragones podían cambiar de sexo por necesidad es errónea, según Verdad del Maestre Anson, originada tras una malinterpretación de la metáfora esotérica que Barth formulaba cuando discutía sobre los misterios superiores.

El Mundo de Hielo y Fuego – El Norte: Invernalia

Al haberse perdido los conocimientos presentes en los libros citados, varios maestres comenzaron a dudar de que el hermafroditismo secuencial fuera cierto.

Otra explicación razonable para la ambigua frase que dice el maestre Aemon que afirmaba que los dragones no son ni hembras ni machos, sería que, como ocurre con algunas especies de reptiles actuales, los dragones tuvieran la capacidad de reproducirse asexualmente por partenogénesis. Esto significa que las hembras podrían engendrar clones de sí mismas sin necesidad de copular con un macho.  Esta forma de reproducción ha sido observada en insectos, geckos, peces y hasta en casos aislados en el Dragón de Komodo. Esta podría ser una estrategia reproductiva en respuesta a los pocos encuentros que habría por el reducido número de dragones existentes, o por cualquier otra causa, como cambios climáticos o grandes catástrofes como la maldición de Valyria.

Sin embargo en los relatos de la Danza de los Dragones, se documenta que quizás se haya presenciado un apareamiento entre dragones…

La batalla entre Tessarion y Bruma fue diferente.

La historia llama a la lucha entre el Rey Aegon II y su hermana Rhaenyra la Danza de Dragones, pero fue únicamente en Tumbleton que los dragones danzaron verdaderamente. Tessarion y Bruma eran dragones muy jóvenes, más agiles en el aire de lo que sus hermanos mayores habían sido. Una y otra vez se abalanzaban uno hacia el otro, solo para virar a último momento. Subiendo como águilas, inclinándose como halcones, daban vueltas, chasqueaban y rugían, escupiendo fuego, pero nunca acercándose. Una vez que la Reina Azul desapareció en un banco de nubes, sólo para reaparecer un instante después, dirigiéndose a Bruma desde atrás para quemar su cola con una explosión de llama de cobalto. Mientras tanto, Bruma rodó y se subió y se cerró. En un instante estaría por debajo de su enemigo, y de repente se torcía en el cielo y se acercaba a su espalda. Más arriba y más alto los dos dragones volaron, como cientos vieron desde los techos de Tumbleton.

Alguien dijo más tarde que el vuelo de Tessarion y Bruma parecía más una danza de apareamiento que una batalla. Quizá lo fue.

La danza terminó cuando Vermitor apareció gruñendo en el cielo

La Princesa y la Reina

Esto le da un nuevo sentido a lo que conocemos como Danza de Dragones…

 

 

 

 

  • Nines

    Los dragones es un tema que me apasiona, las novelas de Martin no serían lo mismo sin ellos xD
    Cuando los Targaryen colocaban un huevo dragón en la cuna de los niños y el huevo eclosionaba significaba que el niño sería jinete de dragón, pero también hubo otros que montaron dragones por conquista, como Aemond un ojo con Vaghar o la propia Dany con Drogon, y esa diferencia me resulta muy curiosa xD

    • Valonkhar_Kinslayer

      El mismo Balerion tuvo otros jinetes además de Aegon. Vivió unos 100 años cuando Aegonel Conquistador lo uso para conquistar Poniente. Y sobrevivió otros 100. Creo que Viserys I fue su último jinete.
      Dan y creo que está unida a sus dragones por lazos más fuertes que la simple magia.

      • #UnDragonParaAegon

      • Nines

        Yo no sé la relación que tendrá a partir de ahora con Viserion y Rhaegal, porque ella ya es jinete de Drogon, la ha aceptado, y ella a el, han comido juntos, están en comunión, ella será su jinete y el su dragón hasta el final de alguno de los dos xD
        No creo que se haya dado el caso de que un jinete sea capaz de montar a dos dragones al mismo tiempo…

  • También leí que Aemon podría estar refiriéndose a la profecía del príncipe prometido, enlazando el posible hermafroditismo secuencial con el principe/princesa.
    De cualquier manera yo me creo los testimonios de Hongo el Bufón, y me encanta la idea de que los dragones se apareen en vuelo.

    • Valonkhar_Kinslayer

      Ese Hongo ve sexo en todos lados….casi parece freudiano…

  • Cuando GRRM dijo que iba a haber una segunda danza de dragones, se referiría a la batalla o a la cópula??

    • Alejandro de Faria

      Quizá ambas.

    • Loba Stark

      Pues parece ser que ambas xD