Científicos simulan el clima de Juego de Tronos

 

 Hace unos días la Universidad de Bristol publicó en su portal un estudio del modelo climático de Planetos.

Las simulaciones climáticas realizadas en este estudio explican el caos en la variación de las estaciones en Canción de Hielo y Fuego, el cual fue publicado en la revista  Philosophical Transactions of the Royal Society of King’s Landing: Volume 1, Issue 1 (2017) por Samwell Tarly (@ClimateSamwell)

El artículo científico también se encuentra disponible en idiomas Dothraki y Alto Valyrio para un mayor alcance a la comunidad científica.

 

El invierno se acerca… como sabe cualquier persona que vea la exitosa serie de televisión Juego de Tronos.

Algunos incluso tienen sus propias teorías sobre las causas de las extrañas estaciones prolongadas en ese mundo de dragones, reyes, reinas y magia.

Pero los científicos de las universidades de Bristol, Cardiff y Southampton han ido un paso más allá, utilizando un modelo climático para simular y explorar el clima del mundo de Juego de Tronos.

Los resultados muestran que el Muro, donde la tierra de Poniente está resguardada de los Caminantes Blancos, tiene un clima en invierno similar al de Laponia en Suecia/Finlandia y Fairbanks en Alaska, mientras que Roca Casterly, el bastión de los ambiciosos Lannister, tiene un clima similar al de Houston, Texas y Changsha en China.

 

El mundo de Juego de Tronos, que muestra las posiciones de los continentes en el globo. El azul claro representa el océano, y la escala de colores sobre los continentes muestra la altura de las montañas y colinas. El modelo climático necesita esta información porque las características de la superficie, como la altura y la reflectividad, tienen una gran influencia en los vientos y la temperatura atmosférica.

Imagen: Dan Lunt, Universidad de Bristol.

 

La velocidad y dirección del viento predichas por el modelo climático explican fenómenos como el dominio de los mares por la Flota de Hierro, los probables planes de ataque de hordas invasoras de dragones desde Essos y las rutas comerciales entre Poniente y las Ciudades Libres a través del Mar Angosto.

Las temperaturas pronosticadas por el modelo climático indican las probables zonas de hibernación de los Caminantes Blancos en verano.

Los resultados completos fueron publicados en un artículo de revista ficticio (también disponible en Dothraki y Alto Valyrio), escrito por Samwell Tarly, que está estudiando para convertirse en un Maestre en la Ciudadela de Antigua en Poniente.

Samwell muestra que las estaciones prolongadas pueden explicarse por un “vuelco” de la inclinación del eje giratorio del planeta mientras orbita al Sol, de tal manera que el mismo hemisferio siempre se inclina hacia el Sol.

 

El ángulo de inclinación del eje giratorio del planeta determina la severidad de las estaciones. Una inclinación más grande da como resultado estaciones fuertes, mientras que una inclinación más pequeña da como resultado estaciones débiles. Los resultados del modelo climático muestran que aunque las estaciones en Juego de Tronos duran muchos años, la inclinación del planeta debe ser relativamente pequeña, porque de lo contrario las estaciones permanentes darían como resultado temperaturas súper cálidas en el hemisferio de verano, acercándose a 100 grados Celsius.

Imagen: Dan Lunt, Universidad de Bristol

 

Presión y vientos a nivel del mar pronosticados por el modelo climático para el invierno en el Hemisferio Norte. La escala de colores muestra la presión en milibares, y las flechas negras muestran los vientos. Los fuertes vientos generados por las diferencias de presión al oeste de Poniente traen fuertes vientos a las Islas de Hierro, lo que explica la destreza naval de los Hijos de Hierro.

Imagen: Dan Lunt, Universidad de Bristol

 

También modeló el calentamiento global que ocurriría si se duplicaran las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera (debido a los aumentos en las emisiones de dióxido de carbono y metano de los dragones y el uso excesivo de fuego valyrio). Este calentamiento podría estar acompañado del aumento en el nivel del mar en 10 metros dando lugar a la inundación de ciudades costeras incluyendo a Desembarco del Rey.

Su estimación del calentamiento global de 2.1 °C por una duplicación de dióxido de carbono (la “Sensibilidad Climática” del mundo de Juego de Tronos) está dentro de la predicción del rango por Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático para la Tierra “real”, de 1.5 a 4.5 °C.

Debido a que los modelos climáticos se basan en procesos científicos fundamentales, no solo son capaces de simular el clima de la Tierra moderna, sino que también pueden ser fácilmente adaptado para simular cualquier planeta, real o imaginado, siempre que se conozcan las posiciones y alturas continentales subyacentes, y las profundidades del océano.

El trabajo es un poco divertido, pero tiene un lado serio. Los modelos climáticos simulan procesos físicos reales que operan tanto en climas fríos como templados. Los científicos que trabajan en el proyecto SWEET están utilizando técnicas muy novedosas para reconstruir el clima de los estados super cálidos del pasado de la Tierra. Están utilizando esta información para probar modelos climáticos de última generación en condiciones de altas concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, similares a las esperadas para fines de este siglo.

Las simulaciones del modelo se llevaron a cabo en las supercomputadoras del Advanced Centre for Research Computing de la Universidad de Bristol. No fueron financiados de ninguna manera, y se realizaron durante el tiempo libre del autor.